ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Fomento advierte de que el aeropuerto de Castellón "puede ser una sangría"

El ministerio insiste en que no pagará el acceso norte del puerto de Valencia

La secretaria de Estado de Infraestructuras, Inmaculada Rodríguez Piñero, ha advertido de la "sangría" económica que puede suponer la puesta en marcha del aeropuerto de Castellón para las arcas públicas valencianas. Así, se refirió a los seis euros que pagará la Generalitat a la empresa explotadora de las instalaciones por cada pasajero de menos de los 600.000 previstos durante los ocho primeros años de explotación.

Tal como recoge la cláusula del contrato firmado por ambas partes, la Administración autonómica debe correr con el riesgo que supone la puesta en marcha del aeropuerto si no se cumplen las expectativas. Por ello, Rodríguez Piñero confió en que "se cumplan" las previsiones pactadas aunque, de momento, únicamente Air Nostrum, que opera los vuelos regionales de Iberia, se ha mostrado interesada en programar vuelos desde el futuro aeropuerto.

Álvarez Cascos evitó comprometer dinero para la infraestructura

La apertura del aeropuerto de Castellón se dará, además, cuando la infraestructura de ocio y hotelera, que se presentaba como reclamo para utilizar este medio, no está construida. En ese sentido, el responsable de Air Berlín ya indicó que un aeropuerto no hace un destino, sino que este ha de tener una oferta apetecible. De hecho, pese a que ya se ha anunciado que la infraestructura se inaugurará a principios del próximo año, aún se desconoce la fecha en la que comenzará a operar, motivo por el cual tampoco se pueden cerrar negociaciones con las distintas compañías aéreas.

En la advertencia realizada en una entrevista concedida a la emisora en Valencia de la cadena SER, la secretaria de Estado de Infraestructuras también mencionó su esperanza en que "no ocurra lo mismo que en Ciudad Real", donde también hay un aeropuerto privado que apenas tiene vuelos y que el año pasado alcanzó tan solo unos 53.000 pasajeros. En el caso de que Castellón doblara el número de viajeros que ha alcanzado Ciudad Real, el tráfico quedaría 500.000 pasajeros por debajo de la previsión, con lo que la Generalitat habría de pagar tres millones de euros a la concesionaria.

El "problema", según Rodríguez Piñero, es que si se garantizan los recursos para efectuar ese pago, "no habrá dinero" para otras infraestructuras que "realmente sí son de interés general".

Las declaraciones de la secretaria de Estado de Infraestructuras, Inmaculada Rodríguez Piñero, sobre el coste que puede tener para todos los valencianos la apertura, sin el tráfico de viajeros previsto, del aeropuerto de Castellón fueron inmediatamente contestadas por el presidente de la Diputación, Carlos Fabra, principal impulsor de las instalaciones. "Que se moje", requirió Fabra a Rodríguez Piñero. Y señaló que sería "fantástico" que Fomento contribuyera con acuerdos con aerolíneas o, incluso, en la explotación de la infraestructura. De esa forma, según Fabra, sería "media sangría para la Generalitat y media sangría para Fomento".

El presidente de la Diputación de Castellón dijo que se mostraría "encantado" en el caso de que el Gobierno central decidiera ahora sufragar parte del aeropuerto que construye y explotará Concesiones Aeroportuarias (formada por Batalla, FCC, PGP, Caja Madrid, Bancaja y Abertis Aeroports). Sin embargo, la decisión de construir unas instalaciones privadas fue adoptada por la promotora Aerocas (formada por la Generalitat y la Diputación de Castellón), ante la negativa del Ministerio de Fomento del Gobierno de Aznar de implicarse en el proyecto. El entonces ministro, Francisco Álvarez Cascos, firmó la declaración de interés general de las instalaciones aeroportuarias pero no se comprometió a aportar cantidad alguna para llevar a cabo la inversión. Ahora Fabra reclama la aportación de Fomento para diluir el elevado coste que puede suponer la puesta en marcha de las instalaciones. "No estaría mal que pensaran que Castellón existe, por primera vez desde que gobierna Rodríguez Zapatero", señaló.

Pese a la advertencia, la secretaria de Estado de Infraestructuras manifestó su esperanza en que la Generalitat haya elaborado un estudio riguroso de la demanda de usuarios del aeropuerto porque de lo contrario supondrá una "sangría" para las arcas públicas valencianas. El estudio fue realizado hace casi 10 años, en pleno auge inmobiliario y con la previsión de construir hasta 12 campos de golf, de los que no está acabado ni uno.

En cualquier caso, durante todos estos años e incluso llegada la crisis y el presumible detrimento del número de viajeros, la Generalitat y la Diputación no han promovido la revisión del contrato con la explotadora con el fin de rebajar la previsión de pasajeros.

Otra de las cuestiones que abordó la secretaria de Estado de Infraestructuras fue la del acceso norte al puerto de Valencia, sobre el que despejó todo tipo de dudas y rechazó que Fomento vaya a financiar el proyecto. Piñero dejó claro que la Administración central va a poner "especial énfasis en las conexiones ferroviarias" y que el acceso norte es un vial incluido en el protocolo de Infraestructuras firmado por Fomento y por la Generalitat, en el que se especificó que corría a cargo de la Administración autonómica. "Después se han dado cuenta de que les salía muy caro y piensan que el Gobierno central debe financiarlo", indicó. La secretaria de Estado de Infraestructuras abundó en el tema para dejarlo aún más nítido y señaló que "lo serio" es tener claras las conexiones necesarias, de las que el Gobierno financiará "básicamente las ferroviarias".

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana