ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 13 de diciembre de 2010
Reportaje:TECNOLOGÍA

Ligeros, mejores y más baratos

El precio del lector electrónico cae un 50% en un año. La rebaja no llega a España

Archivado en:

La globalización tiene grandes ventajas, una de ellas, y no menor, es que queda en evidencia el impuesto revolucionario que por diversas razones paga el consumidor español. No puede ser que de Nueva York (a ocho horas de distancia) se pueda regresar con un lector Kindle con wifi de 98 euros (150 si se pide por correo), y que en España sea casi imposible comprar uno con wifi de cualquier marca por menos de 200 euros. No puede ser que prácticamente sea imposible descargar alguna novedad de las librerías electrónicas españolas; peor aún, es incomprensible que a veces sea más cara la descarga que comprar la novela en papel. No puede ser que sigan promocionando la venta de lectores electrónicos con el reclamo de que el aparato incluye 100 libros, como si fueran lentejas, o con ganchos como el de iLiber: "¿Alguna vez pensaste en leer la edición íntegra de El Quijote en el autobús?". Pues no, mire, pero ahora me cojo un billete Vigo-Seúl para probar.

El aparato común pesa 200 gramos, es táctil y con pantalla de seis pulgadas

En EE UU se venden con wifi por 100 euros. En España cuestan 200

La conclusión de esta situación no es que el libro electrónico fracasará en España, sino que muchas librerías electrónicas españolas no triunfarán en España. Han tenido cinco años para fijarse de qué le ha valido a la industria discográfica colocarse una venda en los ojos. Pues se han colocado la venda también ellos.

No es preciso ponerse digital. Regresando al mundo del papel, una de las novelas más esperada del año cuesta 22 euros en España, pero se encuentra por ocho euros en Barnes and Noble. Casi nadie compra ya un disco de 18 euros, y casi nadie en un año comprará un libro por 22 euros.

¿Por qué en sony.com su lector electrónico Touch Edition de seis pulgadas cuesta 230 dólares (o sea, 174 euros) y en sony.es, 250 euros (330 dólares)? ¿Por qué en la tienda de Amazon el lector Ectaco JBC de Jetboo vale 115 dólares (84 euros) y en España 175?

Pese a las barreras comerciales españolas, el atractivo del lector electrónico se ha incrementado considerablemente en un año. De entrada, los precios han bajado mucho, incluso en España: modelos como Inves-600, de 299 euros a 189; Grammata Papyre, también de 299 a 209; Sony eReader, de 347 euros a 250. En Estados Unidos la rebaja es mayor (Kindle ha pasado de 188 euros a 100). En parte se debe a la aparición de la tableta multimedia iPad de Apple, que ha obligado a diferenciar las habilidades de cada uno de estos aparatos.

En el mercado español, bien físico o en línea, es posible escoger entre una docena de marcas y una treintena de modelos. Un mareo. Los precios oscilan alrededor de los 200 euros, más hacia arriba que hacia abajo.

A la hora de elegir hay una serie de características fundamentales a tener en cuenta. Y desde luego, entre ellas no están la duración de la batería o la capacidad de almacenamiento, porque en todos los modelos es más que suficiente. También la pantalla tiene la misma tecnología (eInk), es decir, que se leerá igual de bien en cualquier lector. Ya es más determinante la posibilidad de aumentar el tamaño de la letra y su compatibilidad con muchos formatos, principalmente ePUB y PDF y con Google Books. El precio empezará a subir si se añade MP3, para escuchar música y, sobre todo, si lleva la conexión wifi a Internet. Esto permite descargarse libros sin estar ligado al ordenador. También es importante la posibilidad de edición de textos.

El lector electrónico de 2010 es, aparte de más barato, más ligero y simple: solo quiere ser lector de libros. Ahora la tendencia es el aparato de seis pulgadas de pantalla, táctil por supuesto, sin reflejos -ni siquiera al sol-, y con wifi.

Gracias a las rebajas y a que el aparato ha centrado su personalidad como lector, en vez de morir mejora su salud: en 2008 se vendieron un millón de unidades; el pasado año, 3,6; en este, 6,6 millones, y en 2011 superarán los 11 millones, según Gartner. La lectura de libros no peligra, peligran sus viejos sistemas de venta.

Kindle, el popular

Kindle, el modelo más vendido, sobre todo en EE UU. Vale 139 dólares (unos 98 euros), tiene la pantalla de mayor contraste, sin MP3, con wifi y la capacidad de reproducir textos en voz alta. Se puede comprar a través de su web.

Sitio: www.amazon.com

Touch de Sony

Con el Reader Touch Edition se pueden hacer anotaciones para resaltar pasajes en la pantalla o tomar notas con el puntero. El zoom facilita la búsqueda de pasajes y la ampliación del texto. Pesa 215 gramos y cuesta 249,99 euros sin wifi.

Sitio: www.sony.es

Booq con wifi

Seis pulgadas de pantalla táctil, 16 niveles de grises, 2 megas de almacén, acelerómetro (que permite orientar el sentido de la lectura) y wifi que facilita la descarga de libros en cualquier momento. También MP3 para oír música. Precio: 199 euros.

Sitio: www.luarna.com

Inves Wibook

La marca de electrónica de El Corte Inglés presenta el modelo Wibook, es ligero (180 gramos), lleva wifi, acelerómetro y pantalla táctil. Tarjetas SD, MP3 para oír música mientras se lee. Precio, 219 euros con wifi.

Sitio: www.elcorteingles.es

Papyre 6.1

Grammata fue pionera en España con su lector Papyre. Su precio queda lejos de la competencia: 249 euros sin wifi y 269 con él. Sus datos técnicos son iguales al resto, ya que casi todos los lectores salen de las mismas fábricas taiwanesas.

Sitio: www.grammata.es

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana