Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS PAPELES DEL DEPARTAMENTO DE ESTADO | Las maniobras en favor de firmas estadounidenses

EE UU presionó a Rusia en beneficio de Visa y MasterCard

La diplomacia norteamericana intervino para corregir una ley que perjudicaba a las empresas de crédito que han bloqueado a Wikileaks

Un día después de que Visa y MasterCard comunicaran la suspensión de todos los pagos a Wikileaks, la organización fundada por Julian Assange ha respondido haciendo público un cable en el que los dos gigantes financieros estadounidenses se ven implicados. El telegrama, de febrero de 2010, informa de que Estados Unidos presionó a Rusia para intentar que un proyecto de ley no situara en una posición de desventaja a las dos empresas estadounidenses de tarjetas de crédito: Visa y MasterCard.

Ambas compañías, así como Amazon y PayPal -que también han cortado todo vínculo con el sitio de Wikileaks-, han justificado su decisión de cortar el grifo de las donaciones a la organización, asegurando que esta había actuado ilegalmente al hacer públicas las filtraciones de los 250.000 cables de la diplomacia estadounidense.

Según el cable, enviado a principios de año por Matias Mitman, un diplomático de Estados Unidos especializado en asuntos económicos y con base en la Embajada en Moscú, el viceministro de Finanzas ruso, Alexéi Savatiuguin, habría liderado los planes para crear un nuevo sistema de pagos por tarjetas de crédito por el que recaudaría todas las comisiones de las transacciones realizadas dentro de Rusia, lo que significaría privar a Visa y MasterCard de gran cantidad de ingresos por estas operaciones.

Visa y MasterCard definieron ante la Embajada de EE UU este proyecto de ley, según consta en el cable, como "el último modelo chino" en métodos de pago con tarjetas de crédito. El sistema consistiría en que un consorcio de bancos estatales rusos se encargaría de administrar el proceso de transacciones con tarjetas de crédito y de cobrar las comisiones, lo que supondría unos "4.000 millones de dólares al año". Ante estas revelaciones, la Administración de Obama presionó a altos funcionarios rusos para corregir la difícil situación en la que quedarían Visa y MasterCard, que, además, verían mermadas las informaciones informáticas de cada una de las operaciones financieras que se realizaran en Rusia.

El diplomático Mitman informó de que "el proyecto de ley aún no se ha presentado a la Duma [Parlamento ruso] y todavía puede ser modificado" y solicitó que una comisión presidencial de EE UU enviada a Rusia abordase esta cuestión y enfocara sus esfuerzos en fundar una nueva comisión bilateral con el presidente ruso, Dmitri Medvédev, como parte del reajuste en las relaciones entre Rusia y EE UU. "Recomendamos que los altos funcionarios del Gobierno de Estados Unidos también aprovechen las reuniones con sus homólogos de Rusia, incluso a través de la comisión bilateral presidencial, para presionar y cambiar el texto del proyecto de ley y garantizar así que los pagos a las compañías estadounidenses no se vean afectados", concluye el cable.

La ley sobre el sistema nacional de pagos fue presentada por el Gobierno ruso a la Duma estatal el mes pasado y su votación está prevista para mañana. El proyecto será defendido ante los diputados por el propio viceministro Alexéi Savatiuguin, que ha sido responsable de su elaboración, informa Rodrigo Fernández.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de diciembre de 2010