Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El silencio invade las listas

'4' 33", de John Cage, quiere ser el disco de las Navidades

Las redes sociales quieren mostrar su musculatura. Un grupo de internautas británicos se ha propuesto colocar una grabación de una pieza del compositor John Cage (Los Ángeles, 1912-Nueva York, 1992) como disco de las Navidades de 2010. La provocación reside en que se trata de la más legendaria creación de Cage, 4'33", aparentemente, cuatro minutos y 33 segundos de silencio.

La iniciativa parte de Facebook y viene firmada por Cage Against The Machine. El nombre no es gratuito: se pretende repetir el éxito de 2009, cuando unos descontentos colocaron como número uno el airado Killing in the name, añejo tema del grupo californiano Rage Against the Machine. Era la continuación de una campaña anual de sabotaje que se inició en 2008, cuando algunos melómanos se alzaron contra el previsible disco de las Navidades, el Hallelujah de Alexandra Burke, ganadora del concurso The X factor; en aquella ocasión, apoyaron la versión original, de Leonard Cohen, y casi lograron su objetivo.

De fondo, la antipatía que despierta The X factor, focalizada en el propietario de la franquicia, Simon Cowell. Durante varios años, sus "descubrimientos" monopolizaron el título de disco navideño. En Reino Unido, se trata de una obsesión nacional, una carrera que siguen todos los medios y que animan las casas de apuestas. Se vota con el bolsillo: consumidores convencionales o rebeldes compran sus favoritos, en formato físico o en descarga digital.

4' 33" es una de las piezas más celebradas de la vanguardia contemporánea. Concebida por John Cage, en realidad es un reto a nuestra capacidad de percepción del entorno y demuestra la imposibilidad del silencio: los ruidos de los músicos, el público, el recinto y el exterior se convierten en la materia sonora durante 273 segundos. Incluso en el estudio de grabación más aséptico, se cuelan los leves zumbidos de la iluminación junto con los sonidos naturales de los intérpretes.

La inspiración de John Cage vino de su encierro en una cámara de aislamiento en la Universidad de Harvard. Comprobó que, aparte de la respiración, escuchaba un sonido grave y otro agudo, que luego identificó como procedentes de su sistema nervioso y su corriente sanguínea. Ese mismo año, 1951, supo del experimento de Robert Rauschenberg, que expuso lienzos aparentemente vacíos pero en realidad cubiertos por pintura blanca. Esas semillas prendieron en una mente ya predispuesta al minimalismo y radicalmente opuesta a la música ambiental, el llamado muzak.

Estrenada en 1952, 4'33" ha tenido una notable trayectoria, con varias grabaciones, tanto "serias" como paródicas. Existe una partitura que contiene las instrucciones del compositor. Y sus herederos defienden la obra con uñas y dientes. Lo comprobó el productor Mike Batt, cuando incluyó en un disco un corte titulado Un minuto de silencio, firmado por Batt-Cage. Los legatarios de Cage no lo aceptaron como un homenaje sino como un delito contra la propiedad intelectual: demandaron a Batt y consiguieron una considerable indemnización.

En el caso de Cage Against the Machine, se cuenta con las bendiciones de los herederos. La grabación se publica el lunes, a través del sello Ace. Para que entre en los cómputos de ventas que definirán el disco de Navidades, las compras se deben efectuar a partir del 13 de diciembre. Los beneficios irán destinados a organizaciones caritativas. La iniciativa tiene que competir con novedades más obviamente navideñas, editadas por Coldplay o Annie Lennox.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de diciembre de 2010