Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
ELECCIONES CATALANAS | Consecuencias del 28-N

Rajoy insinúa el apoyo del PP a la investidura

El presidente popular asegura que su partido está para construir en Cataluña

"Nosotros estamos para construir y mucho en Cataluña y España". Con esa frase categórica, Mariano Rajoy ha dejado entrever que el Partido Popular (PP) no pondrá palos en las ruedas a la investidura de Artur Mas. Convergència i Unió (CiU) necesita que alguno de sus rivales se abstenga en la segunda votación para que Mas sea proclamado presidente de la Generalitat. Y todo apunta a que Alicia Sánchez-Camacho, aunque no reveló el sentido de su voto, apostará por la abstención.

Eufórica por pasar de 14 a 18 escaños, que no imaginaron ni en el mejor de sus sueños, la cúpula del PP catalán se reunió con la presencia cómplice de Rajoy. El líder popular fue cauto cuando se le planteó la futura investidura pero el mensaje fue claro. "Lo que digo lo copio de Alicia: tenemos un programa electoral y en la medida que Mas se acerque, mejor y viceversa. Pero estamos para construir", reflexionó.

El PP se inclina por la abstención y el PSC e ICV votarán en contra

Al PP le interesa una buena sintonía con CiU con vistas a las generales de 2012. Y parece que la tendrán. Sánchez-Camacho se reunió por la mañana con Mas y le pidió que se olvide de "aventuras independentistas" y "conciertos económicos". Pero no aclaró si impuso como condición que renunciara a él para dar su voto. La líder del PP exigió un plan contra la crisis que contempla una serie de medidas que parecieron dichas por el propio Mas: supresión de impuesto de sucesiones; ayudas a las pequeñas y medianas empresas; reducción de 15 a 10 consejerías y un pleno extraordinario sobre la crisis. La música económica de los dos partidos es la misma. El PSC e ICV votarán en contra de la investidura aunque éste útimo ayudará para ayudar en el autogobierno. Rajoy anunció su constante presencia en Cataluña de cara a las municipales. Y no perdió la ocasión para criticar el impacto de las medidas anunciadas por Zapatero. "Este es el único país que toma medidas y al cabo de dos meses la economía y el paro van a peor", lamentó Rajoy, que echó en falta un plan que dé confianza a los mercados y la aplicación de reformas estructurales al recordar que solo se ha realizado la de las Cajas de Ahorros y la de la Reforma Laboral.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de diciembre de 2010