Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
DECLARACIONES SECRETAS AL JUEZ DE LOS EMPLEADOS DE FOREVER YOUNG | Los escándalos que afectan al PP

Testigos del 'caso Gürtel' revelan cómo se tapaba el regalo de trajes a Camps

"Nos hicieron firmar una carta en blanco contra José Tomás" - "Hubiéramos firmado que todos éramos unos ladrones" - "Me forzaron a hacer una entrevista"

La cúpula del PP valenciano con Francisco Camps a la cabeza encargó numerosos trajes en la tienda madrileña de ropa Forever Young entre los años 2005 y 2008 pero no pagó ninguna de las prendas adquiridas .

José Tomás, vendedor de la tienda Forever Young que tenía entre sus clientes a los políticos valencianos del PP, declaró ante el juez a primeros de 2009 que esas prendas fueron abonadas por los jefes de la trama Gürtel mediante transferencias bancarias de cuentas corrientes propiedad de distintas empresas de la red que dirigía Francisco Correa.

El dueño de la tienda Forever Young, Eduardo Hinojosa, le despidió poco después acusando a Tomás de elaborar facturas falsas y otras irregularidades. Los jueces, muchos meses después, declararon improcedente ese despido.

"En varias ocasiones vi en el despacho del señor Hinojosa al señor Trillo"

"Ellos [(Camps, Costa)] venían mucho por aquí, veían trajes, los encargaban..."

Hinojosa se reunió con Federico Trillo, el ex ministro que dirige la estrategia jurídica de defensa de los imputados del PP en el caso Gürtel, y obligó a sus trabajadores a firmar una carta en blanco que él rellenó con afirmaciones que pretendían desacreditar a José Tomás, uno de los testigos clave para destapar el supuesto cohecho del presidente valenciano, Francisco Camps.

Hinojosa llegó incluso a forzar a sus trabajadores para que concedieran entrevistas a varias televisiones mintiendo sobre José Tomás.

Todos estos hechos fueron relatados en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid por tres empleados de la tienda de ropa -una cajera, un jefe de compras y un jefe de ventas- que acudieron al juzgado como testigos y contaron esta versión de los hechos bajo juramento y conociendo que podrían terminar en la cárcel si prestaban falso testimonio.

Sus declaraciones íntegras apuntan a que tanto el dueño de la tienda, Eduardo Hinojosa, como Federico Trillo, ex ministro de Defensa y responsable de Justicia en el Partido Popular, urdieron un plan para desacreditar a José Tomás, quien era uno de los testigos clave para atribuir a Camps el delito de cohecho impropio.

La primera en declarar ante el juez fue María Calero, cajera de la tienda donde la trama corrupta pagaba los trajes que encargaba la cúpula valenciana del PP.

Pregunta. ¿Alguna vez le pagaron a usted, como cajera de Castellana 140, algún importe los señores Francisco Camps, Rafael Betoret, Victor Campos, Ricardo Costa o Pedro García?

María Calero (cajera). No.

P. ¿Le consta a usted que estos señores encargaron algún tipo de prenda en su tienda de Castellana 140?

María Calero. Que encargaran sí, porque ellos venían mucho por aquí, veían trajes, los encargaban y demás.

P. Pero ninguno de ellos le pagó a usted importe alguno.

María Calero. No.

Francisco Camps ha declarado al juez que pagó sus trajes en metálico en la misma tienda y que incluso en alguna ocasión pidió prestado dinero en metálico a su escolta para adquirir prendas en la tienda.

Miguel Marqués, que fue director de compras de la misma tienda situada en el Paseo de la Castellana 140, relató al juez que cuando José Tomás contó el episodio de los trajes al juez Baltasar Garzón, el dueño de la tienda inició contra él una persecución en toda regla para lo que obligó a los trabajadores a construir pruebas falsas:

Pregunta: ¿Existía animadversión del señor Hinojosa hacia el señor José Tomás?

Miguel Marqués (jefe de compras). Sí, total y absoluta. Era una guerra descarada. Yo recuerdo que en varias ocasiones en las que vi en el despacho del señor Hinojosa al señor Federico Trillo, que se reunió con él en varias ocasiones, a la salida de este señor del despacho me dice Hinojosa, 'se va a enterar este sinvergüenza', en referencia a José Tomás.

P. En cierta ocasión le contó a usted José Tomás que él realizaba facturas por conceptos falsos o distintos de productos para las empresas del señor Crespo. ¿Es cierto?

Miguel Marqués. No, cierto no es. Lo que se produce a raíz del enconamiento del señor Hinojosa con el señor José Tomás es una situación embarazosa para todos los que estábamos allí, porque a partir de ese momento todo eran ataques hacia José Tomás, en el sentido de que hacía facturas falsas, en el sentido de que no se ocupaba de las tiendas.

P. Sin embargo, hay tres documentos firmados por usted y otros compañeros en los que manifiestan que las declaraciones efectuadas por José Tomás a EL PAÍS y no sé si en sede judicial son falsas en relación con este asunto.

Miguel Marqués. Esto fue un poco... no sé cómo expresarlo. A nosotros nos utilizó el señor Hinojosa en su despacho ante su letrado y nos hace firmar una carta a los empleados de la tienda en la que pone unos puntos. Ya sabe usted lo que es un trabajador, le damos las gracias a quien te paga la nómina y firmamos todos lo que nos dijo que firmáramos. Y luego puso un anexo de 15 o 20 puntos... pero no le doy validez ninguna... Todos tenemos que estar agradecidos y bueno, firmamos, como si hubiéramos tenido que firmar que todos éramos unos ladrones.

P. ¿Quiere decir que le pasó a la firma en blanco algunos documentos?

Miguel Marqués. Él nos hizo firmar un folio en blanco y luego redactó con su letrado una serie de puntos... No sé qué ¿verdad?, sí.

P. ¿No recuerda usted una entrevista con televisión realizada en una de las tiendas de Forever Young en la que estaba usted con una compañera de ventas?

Miguel Marqués. Esto fue una entrevista...

P. En esa entrevista usted manifiesta que José Tomás había confeccionado 15 facturas que no se ajustaban a la realidad en cuanto a concepto.

Miguel Marqués. Le repito, que esta entrevista me la fuerza a hacer a mí el señor Hinojosa, me obliga a hacerlo porque yo pertenezco a la empresa, soy un mandado y no tengo más remedio que decirlo. Fue una entrevista forzada, Hinojosa está presente en la tienda en el momento de la grabación, y yo me presto porque no tengo más remedio que prestarme. Porque era eso o ir a la calle.

P. ¿O sea que usted si su jefe le dice que mienta, usted miente?

Miguel Marqués. En este caso sí, porque yo tengo que comer todos los meses.

Juez. ¿Usted recuerda si pagaban todos al contado?

Miguel Marqués. Yo, personalmente, no he atendido a ninguno de ellos, no me dedicaba a la venta. Pero por los comentarios de los encargados y los vendedores que les atendían, ellos jamás han pagado ninguna factura. Era una persona la que se encargaba, en unos casos Álvaro Pérez, preguntaban los importes y luego se los hacían llegar bien en cheques o bien en efectivo.

Meses después de despedir a José Tomás, Hinojosa también despidió a Miguel Marqués como jefe de compras.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de noviembre de 2010