ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 25 de noviembre de 2010
Reportaje:

Shakira, un cuerpo de baile

La cantante sacude el Sant Jordi con una actuación física y sensual

El esperado concierto de Shakira comenzó con todo el mundo ya dentro, a las 21.56. En ese instante se apagaron las luces, atronó el Sant Jordi y la diva apareció ataviada como Caperucita fucsia por un pasillo abierto entre la multitud. Caminaba a paso procesional sevillano, como una Virgen algo díscola que cantaba Pienso en ti dejándose casi tocar. Llegó al escenario y acabó la procesión.

Una vez en él, su verdadero altar, Caperucita se desprendió del embozo y apareció lo imaginado: una figura esculpida por genética y gimnasio con leggins tan ajustados como la economía irlandesa y un corpiño dorado que refulgía bajo los focos, que bañaban un escenario limpio y diáfano. De remate, haciendo juego, su leonina melena color cava, habrá que decir. Con ese vibrato vocal que en ocasiones puede hacer pensar en una Bonet tropical, Shakira se metió en faena y atacó furiosa la bailable Why wait destacando sus arreglos arabizantes, origen obliga. El volumen de la banda resultaba tan atronador que el griterío coral del público que llenaba el Sant Jordi era como un rumor embotellado. Cesó cuando la estrella dijo "bona nit, Barcelona", "bona nit, catalans" y un "aquesta nit sóc tota teva" que provocó algún suspiro de escepticismo. Lógicamente, masculino.

La cascada de sonidos arreció en clave rockera con Te dejo Madrid, Si te vas y Suerte -whenever, wherever-, pieza que unió con Unbelievable para solicitar de unas espectadoras que subiesen al escenario a pegar caderazos con ella. La reina estaba en su salsa y el público continuaba sin tocar el suelo con los pies. De nuevo en catalán porque, recordó, ella también se apellida Ripoll, presentó Inevitable como una de sus piezas favoritas, lo que dijo mucho de su apego a los orígenes y de su gusto musical. Metida en arenas de pausa y sosiego, léase balada edulcorada, se atrevió con Metallica y Nothing else matters, para seguir apelando a la ternura envuelta en celofán rosa con La despedida.

Muy a pesar del bajón de ritmo, de sus atrevimientos flamencos embocando Gitana -sí, bailó y zapateó-, el público no se desenganchó de la actuación, quizá porque necesitaba recuperar aire, quizá porque ir siempre a la misma velocidad no lleva a ningún lugar más allá de la reiteración. Recuperados de la pausa, se encadenaron piezas que escupieron ritmo, como Ciega, sordomuda y Gordita, tema en el que se pudo escuchar el recitado de Calle 13. Shakira, ya con un top que dejaba ver su vientre y acudiendo a la sacudida espasmódica de sus senos, embocó la parte final del concierto. En ningún momento pareció aquejada de vigorexia, quizá porque, a diferencia de otras, aún no tiene edad para demostrar que es joven, y confió en su voz y planta para mantener la atención de la concurrencia que bramó, lógicamente, cuando en Sale el sol se arrancó el top para dejar ver su delicada ropa interior color carne. Un truco no por recurrido ineficaz.

Con las pantallas posteriores proyectando imágenes del escenario y una cara enorme dominando la escena como si fuese una escultura de Anish Kapoor, Shakira, ya ataviada con otras prendas igualmente concebidas más para resaltar que para ocultar, se acercó a Colombia con Loca, bailó como una posesa con Loba y viajó quién sabe si a Líbano para, vestida de bailarina del vientre según la moda de Barranquilla, acabar con Ojos así. Respiro. Su cuerpo de serpiente se refugió en camerinos tras un sonoro "visca Catalunya!" que sonó electoral.

El final mostró la misma pauta de todo el espectáculo, una artista en espléndida forma, que cuenta con una voz y un físico que utiliza sin sutileza y un repertorio de sonidos populares que naufraga en las baladas pero flota seguro entre los ritmos bailables. Puede que el ruido no deje contar las nueces, pero es seguro que quienes estuvieron anoche en el Sant Jordi volverán la próxima vez que Shakira visite la ciudad.

Shakira, anoche en el Sant Jordi. / TEJEDERAS

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana