Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos perros de presa matan a un hombre en una finca

El hijo de la víctima también resultó herido de gravedad

Dos perros de presa mataron la noche del jueves a un hombre de 55 años en su finca, cercana a Carcabuey (Córdoba). Los animales, un rottweiler y otro de la misma raza cruzado con pitbull (otra raza catalogada como potencialmente peligrosa, al igual que el rottweiler), se habían escapado de una empresa de venta y distribución de quesos manchegos. Además de la víctima mortal, resultó gravemente herido su hijo, de 29 años, que fue trasladado al hospital Virgen Margarita, de Cabra.

El encargado de la custodia de los animales, vecino del municipio, fue detenido ayer por la Guardia Civil acusado de un delito de homicidio por imprudencia y otro de lesiones. Esta persona quedó en libertad con cargos, a la espera de que comparezca ante el juez. La Guardia Civil señala que el responsable de los canes tenía la documentación de los animales (seguro, vacunas) en regla.

El dueño de los animales está acusado de un delito de homicidio

Al parecer, la persona fallecida, Francisco Garrido, había acudido por la tarde a su finca, donde mantenía un picadero, para realizar labores de mantenimiento. Garrido era un hombre muy conocido en el pueblo. Jefe de zona de Cajasur, había sido durante años el director de la sucursal de la entidad en Carcabuey. Al hacerse de noche y no responder a las llamadas, su mujer y su hijo, José, acudieron en coche al lugar, explican los vecinos. Allí, el hijo también fue atacado por los mismos perros que se habían ensañado con su padre. Herido, pudo refugiarse en una de las estancias de la finca. Su madre, desde el coche, llamó al servicio de emergencias. Hacia las diez menos cuarto de la noche, el 112 pone en alerta a la Policía Local, Guardia Civil y a los servicios sanitarios. A la Guardia Civil no le viene de nuevas la noticia. Desde la mañana del jueves buscaban a dos perros de razas peligrosas que, según una denuncia, habían podido ser robados o se habían escapado de un almacén cercano.

Al acudir al picadero, los guardias confirmaron el fallecimiento de Francisco Garrido y atendieron a su hijo malherido. Consiguieron encerrar a los perros en una de las cuadras y tomaron declaración a la persona que había denunciado la pérdida de los perros. Este hombre, de unos 45 años, es vecino de Carcabuey y se le conoce popularmente como El Jota. Los perros fueron traslados ayer a un centro de animales de Lucena, a la espera de decidir qué hacer con ellos.

Sólo en 2010 ya han muerto cinco personas atacadas por perros peligrosos, informa Efe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de noviembre de 2010