ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 19 de noviembre de 2010
Debate sobre el empleo

El presidente pone fecha a 15 reformas para ganar crédito

El Ejecutivo aprueba hoy un conjunto de medidas en gran parte anunciadas

Los diputados ocuparon sus escaños con la expectativa de asistir a una sesión monográfica sobre el empleo. Pero el presidente del Gobierno convirtió su discurso de ayer ante el Congreso en un plan de reformas para los 15 meses que restan de legislatura. Hasta 15 iniciativas concretas llegó a comprometer José Luis Rodríguez Zapatero en apenas una hora. La mayoría de ellas ya estaban anunciadas, algunas incluso en marcha. Al asignarles un calendario concreto de aplicación y empaquetarlas en un proyecto, que aprobará hoy el Consejo de Ministros, el presidente intenta recuperar el impulso reformista -algo debilitado en los últimos meses- en respuesta al acecho de los mercados y la vigilancia de los organismos internacionales.

El compromiso sobre los cambios en pensiones "no tiene marcha atrás"

Salgado citará a las comunidades este mes para mejorar la transparencia

En el binomio austeridad-reformas, las políticas de recorte han soportado hasta ahora el mayor peso de las decisiones gubernamentales. El Ejecutivo se propone dar la vuelta a esto, de forma que Zapatero centró su discurso en esas tareas pendientes. La más urgente: la reforma de las pensiones. "Este es un compromiso que no tiene marcha atrás", aseguró tras fijar el primer trimestre de 2011 como plazo para remitir el proyecto al Congreso.

Consciente de que él mismo había previsto dar a conocer su plan antes de fin de año, Zapatero apeló al Congreso para que se pronuncie -el Gobierno espera las conclusiones del Pacto de Toledo para perfilar su reforma- y dio a entender que las novedades saldrán adelante con acuerdo o sin él. "De la responsabilidad de cada uno dependerá la consecución de un consenso que reforzará nuestra posición como país", espetó a los más reticentes, particularmente al PP, que rechaza la propuesta estrella del Gobierno en pensiones, elevar la edad legal de jubilación de 65 a 67 años.

Algo similar transmitió respecto a la negociación colectiva. El Ejecutivo ha dado a empresarios y sindicatos hasta el 20 de marzo para acordar un nuevo modelo o que, "en su defecto, el propio Gobierno lo formule". En las réplicas a los grupos, ya sin la solemnidad del discurso escrito, Zapatero confesó no ser muy optimista sobre ese acuerdo de los agentes sociales. Así que muy probablemente el Ministerio de Trabajo elaborará a partir de abril un nuevo marco laboral que reduzca el número de convenios y agilice las decisiones en el seno de las empresas.

La energética cierra el capítulo de reformas en las que el Gobierno parece haberse resignado a caminar en solitario. Zapatero dedicó un tiempo considerable a justificar que había intentado pactar con el PP. Y a continuación preparó el terreno para la imposición: "Vamos a hacer un último intento; si este no prospera, nos comprometemos a presentar, con carácter inmediato, los elementos de esa reforma".

Más cómodo resultó defender los cambios en las políticas de empleo, el elemento que motivaba la comparecencia, y el desarrollo de la reforma laboral. Zapatero se mostró crítico respecto a la "limitada efectividad" del actual marco de fomento de la ocupación (formación, atención al parado), y abogó por una revisión profunda. Son las comunidades las que gestionan buena parte de esas políticas, por lo que al Ejecutivo le resulta menos traumático señalar su fracaso.

A las comunidades precisamente apeló Zapatero para alcanzar los objetivos de déficit este año, que "se cumplirán", y anunció que la vicepresidenta económica, Elena Salgado, convocará a los consejeros de Economía este mismo mes en el Consejo de Política Fiscal y Financiera para "incrementar la coordinación y la transparencia en la información presupuestaria".

La opacidad autonómica en este terreno ha sido subrayada en las últimas semanas tanto por el Ejecutivo como por el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez. Tras el pleno, Salgado aclaró que esa transparencia no se impondrá, sino que será voluntaria.

Las tareas pendientes

- Pensiones. En el primer trimestre de 2011 el Gobierno remitirá su plan al Parlamento.

- Convenios colectivos. A partir de abril se reformará la negociación colectiva.

- Políticas de empleo. A finales de enero, Trabajo presentará un proyecto para mejorar la formación y la atención a los parados.

- Política industrial. Antes de enero habrá un plan de innovación empresarial.

- Servicios profesionales. Se creará una ley en el primer trimestre de 2011 para aumentar la competencia.

- Ley concursal. El Consejo de Ministros la aprueba hoy, junto con la ley reguladora de la jurisdicción social.

- Energía. "Con carácter inmediato" el Gobierno presentará una reforma.

- Líneas ICO. Refuerzo del crédito con 1.000 millones adicionales en enero de 2011.

- Cargas administrativas. Antes de final de año habrá un plan para reducirlas.

- Impulso fiscal. Las empresas tendrán libertad de amortización de inversiones hasta 2015. Las ampliaciones de capital no tributarán por transmisiones patrimoniales.

- Economía sostenible. La ley se aprobará "en semanas".

- Formación Profesional. Tras Economía Sostenible.

- Igualdad de trato. Habrá un anteproyecto este año.

- Conciliación. Mejoras en el permiso parental, aumento de las plazas de guardería y regulación del teletrabajo.

- Fondo austriaco. El fondo de financiación del despido se abordará en primavera.

El presidente Zapatero, tras una de sus intervenciones. / ULY MARTÍN

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana