Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:TECNOLOGÍA

Tab contra Pad

Samsung reta a Apple con una tableta de bolsillo más completa (y cara)

Resumiendo: 849 euros.

Si aún hay alguien que quiera seguir leyendo debe saber que de aquí hasta el final todo será bueno. El Samsung Tab es espectacular (hasta en el precio, 158 euros más que el iPad).

Apple creó, más o menos, la tableta y los demás tratan de imitar el modelo. No todas las imitaciones son iguales, incluso a veces el modelo original sucumbe ante el que viene detrás. No será el caso, pero el Tab tiene gancho (Vodafone la ofrece por 199 euros, más pagar 18 meses una tarifa de Internet de 49 euros).

- La máquina. Cabe en el bolsillo y hasta en la mano. Dado que la referencia es el iPad de Apple, la comparativa siempre va a ser con ella. Pues si el iPad cabe en la cartera, el Tab entra en el bolsillo, si el iPad se agarra con dos manos, el Tab con una. Por lo general la tableta de Samsung es más o menos la mitad, en peso (370 gramos contra 730) y en tamaño de pantalla (17,8 centímetros contra 24,6 o, en pulgadas 7 contra 9,7).

Es tan completo el Tab que desnuda las carencias del iPad, algunas clamorosas. No tiene mucho sentido que la tableta de Apple no tenga cámara ni ranura de tarjetas.

La pantalla de siete pulgadas del Tab se encuadra entre la de un smartphone y la del iPad. Sus dimensiones ya son suficientes para ganarse a un público y perder a otro.

A diferencia del iPad, cuenta con teléfono y con dos cámaras, una de 3 megas y la otra de 1,3 para la videoconferencia. ¿Pero quién va a hacer fotos con un cacharro que mide 20 centímetros? desde luego con una mano, no. La singularidad de estos aparatos es que se puede hacer todo lo que deseamos, desde descargarnos una película a leer un libro, pero nada tan cómodamente como estamos acostumbrados. Es el sacrificio del todo en uno; pero sacar el Samsung Tab del bolsillo y tener el mundo en la mano es impagable (un decir), y si no cabe en 32 gigas, admite tarjetas.

Ya se dan por supuestos los wifi, bluetooh, multitareas y la tactilidad de la pantalla, que en junio no será LCD-TFT sino Amoled, como la del móvil Galaxy, lo que mejorará la resolución de pantalla, de 1.024 x 600 píxeles (como el iPad), a los 1.200 x 600 píxeles.

- El sistema operativo. Samsung ha triunfado con el sistema operativo Android en los móviles. Tanto, que Google es probable que fabrique con ellos el Nexus Two y no con HTC. Así que lo ha aplicado a la Tab. Es la evolución 2.2, mucho más rápida, aunque tanto Schmidt (Google) como Jobs (Apple) han advertido que el sistema aún no está optimizado para el mundo audiovisual, pero dudo que el consumidor normal lo aprecie.

- La tienda de aplicaciones. Aparte de Android Market -que ya garantiza gratuitamente servicios como GPS, con rutas y tráfico en tiempo real y ¡en pantalla de 7 pulgadas! o búsquedas por voz-, Samsung cuenta con su propia tienda, donde destaca el alquiler de películas bajo demanda.

- El mercado. Al iPad le va muy bien sin competencia o con escasa (como sucede hasta ahora). Tiene el 95% del mercado, pero el próximo año bajará al 70% por la ola de imitaciones. Claro que no es lo mismo el 70% de 10 millones de tabletas que se venderán este año, a los 25 millones del próximo.

En estos dos meses navideños, Samsung espera vender un millón de unidades. Steve Jobs predijo sobre estas tabletas: "Morirán antes de salir". Este Papa negro no es infalible.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de noviembre de 2010