ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 18 de octubre de 2010

Una ex modelo le gana a Google una batalla contra el anonimato

Un juez ordena a la firma que identifique a tres usuarios

Carla Franklin acaba de anotarse una importante victoria legal frente a Google, un triunfo que podría llegar a tener grandes consecuencias sobre el futuro del anonimato en Internet. La ex modelo estadounidense demandó en verano al gigante de Mountain View ante un tribunal en Manhattan para que desenmascarara a los usuarios que colgaban en YouTube comentarios que dañaban su imagen. El tribunal ha ordenado ahora a Google que dé los nombres, direcciones y teléfonos de los individuos que están detrás de esos comentarios contra Franklin, informa el Daily News. Tiene un plazo de dos semanas para facilitar sus identidades.

La demandante podrá utilizar esa información para atacarles por la vía legal por difamación, salvo que la compañía propietaria de YouTube decida apelar la decisión del juez.

La demandante fue a los tribunales para saber quién le insultó en YouTube

En la demanda, la graduada por las universidades de Duke y Columbia citaba a tres comentaristas que usaban los seudónimos JoeBoomo8, jimmyJeanoo9 y greyspector09. Le llamaron entre otras cosas whore, puta en inglés. Y junto a los comentarios y mentiras que decían sobre ella, se colgaron vídeos no autorizados en YouTube.

Los fragmentos del vídeo no parecen a primera vista ofensivos. Pero, junto al hecho de que se subieron a la Red sin su consentimiento, la demandante cree que había una clara intención de incomodarla. No es la primera acción judicial para forzar a blogueros y portales en Internet a identificar a usuarios que usan el anonimato como refugio para cargar contra individuos o empresas.

La victoria de Carla Franklin se suma a la de la conocida modelo Liskula Cohen, que hace un año demandó a Google para conseguir la identidad real de un bloguero que hacía comentarios sobre sus hábitos sexuales. Rosemary Port, la autora de aquellas críticas en Internet, dijo tras revelarse su nombre que su privacidad fue violada y que iba a considerar por ello sus opciones legales.

La popular web Gawker se hacía eco este fin de semana de la resolución del litigio legal entre Franklin y Google, con el siguiente comentario: "Verdaderamente, el anonimato en Internet está muerto cuando no puedes llamar a alguien puta en YouTube sin ser descubierto". El abogado de la ex modelo respondió: "Si vas a colgar algo sobre alguien, debes dar la cara".

Es decir, como en la vida real, el representante legal de la ahora consultora considera que las reglas también deben aplicarse a los que utilizan un teclado como arma arrojadiza, porque esos comentarios dañaban la reputación de su cliente, eran humillantes y afectaban a sus perspectivas profesionales, porque la joven estaban buscando trabajo tras graduarse de la Universidad.

La decisión se hace pública en pleno debate sobre el acoso de jóvenes estudiantes en la Red, el conocido como ciberbullying. Cuando se cursó la demanda, a mediados del pasado agosto, Google se limitó a decir que no se pronunciaba sobre casos individuales, pero dejó claro que cumple "la letra y el espíritu de la ley" y que protege la privacidad de sus usuarios.

La ex modelo Carla Franklin.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana