Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Vida & Artes

Veto y marcha atrás en Valencia

En los ordenadores públicos de las bibliotecas municipales de Valencia no se puede acceder al término homosexualidad o machismo en Wikipedia. Pero tampoco navegar por la página del Col.lectiu Lambda, la mayor entidad de gais y lesbianas de la Comunidad Valenciana. Al intentarlo, salta una página con el mensaje: "Los accesos a Internet son filtrados por un software. La página que desea acceder no puede ser visualizada".

Tras la denuncia de esta situación por parte de Lambda -"el filtro equipara la palabra gay con pornografía"- y por el grupo Compromís - "es una postura ridícula y reaccionaria"-, el Ayuntamiento anunció ayer que se dará marcha atrás al bloqueo de términos sobre homosexualidad. La concejal de Nuevas Tecnologías, Beatriz Simón, comentó que el jueves por la tarde se ordenó a Ono, la empresa suministradora del servicio de Internet, que modificara el programa que impedía acceder a estas búsquedas. Sin embargo, ayer por la mañana seguía activo el bloqueo de palabras.

El programa de cribado pretendía ser un filtro para impedir acceder a contenidos pornográficos, entre otros. Aunque el cribado ofrecía resultados muy aleatorios. A Lambda no se puede acceder, pero sí a la Federación Estatal de Lesbianas, Gais y Transexuales (FELGT). En Wikipedia no se puede consultar el contenido de términos como drogas o machismo, pero sí el de feminismo. Estaba vetada la dirección www.historia-homosexualidad.org pero no www.cristianosgays.com o www.lesbiana.es.

La empresa encargada por la operadora Ono del cribado de los contenidos es Optenet. Fuentes de esta compañía comentaron ayer que el filtrado se realiza a través de distintas vías. Existe una base de datos de páginas prohibidas. Pero también, por cada búsqueda se realiza un análisis de la Url (la dirección que identifica a cada página web) y "si el filtro detecta palabras relacionadas con contenidos que pudieran relacionarse con pornografía, xenofobia o los aspectos vetados se bloquea la entrada".

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, rechazó que desde el Ayuntamiento se hayan dado instrucciones sobre las palabras o las páginas que debían quedar vetadas. "Los filtros no responden a ninguna directriz o intención concreta", indicó. "Cuando se puso en marcha el sistema ya se dijo que habría un filtro para proteger a la infancia del acceso a contenidos violentos, pornográficos o racistas".

La Consejería de Educación, responsable de suministrar Internet a cerca de 2.000 colegios e institutos, también tiene activado un filtro que impide acceder a webs de diversidad sexual. Pese a las denuncias de los equipos directivos de los centros, que no pueden usar materiales que consideran de uso divulgativo y formativo, la Administración ha optado por mantener estas barreras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de octubre de 2010