Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:TROTAMUNDOS | Nacho Novo - Actor | EL VIAJERO HABITUAL

Locos por la pólvora

El actor coruñés Nancho Novo, que actualmente interpreta el monólogo El cavernícola en el teatro Fígaro de Madrid, pasó unas navidades recorriendo la costa de Uruguay.

¡Vaya destino navideño!

Siempre me hizo ilusión pasar las fiestas enmanga corta y bañándome en el mar. Nos fuimos a Montevideo, donde lo pasamos muy bien en un local de tango. Por supuesto, ahí siguen defendiendo que Carlos Gardel y el tango son uruguayos.

Rivalidades del Río de la Plata. Un Río de la Plata que es de color chocolate, por el limo y la arena. Cuando tomamos la carretera costera íbamos viendo cómo el color se aclaraba según las aguas se mezclan con las del Altántico.

¡Qué gozada de plan!

Y todo pese a que el coche que alquilamos era un peligro rodante. Tuvimos que parar en una gasolinera para arreglarle el eje. ¡Y lo peor fue que perdía gasolina!

MÁS INFORMACIÓN

¿Les devolvieron el dinero?

Teníamos que pagarlo al regresar, pero el tipo estaba tan asustado de que lo denunciáramos, que nos dijo que le dejáramos las llaves en un sitio y ni se presentó. En cualquier caso, no sufrimos ningún percance. Estuvimos en Piriápolis, con el encanto de una antigua ciudad balneario; en Cabo Polonio, un maravilloso reducto hippy en medio de las dunas, y en Punta del Diablo, una ciudad balneario con un punto hippy.

No parecen sitios aburridos para pasar el año nuevo

Son muy animados, y de hecho, así descubrí una obsesión de los uruguayos por la pólvora que ni los valencianos. Para celebrar la Nochevieja compran cantidades industriales de petardos y fuegos artificiales. Y los tiran por todas partes, incluido el interior de las casas.

El sitio idóneo para pasear con un coche que pierde gasolina...

Es mejor no pensarlo...Lo importante es que completamos el trayecto y llegamos a Chuy, en la frontera con Brasil. En las afueras está el precioso Fuerte SanMiguel, erigido en el XVIII por los portugueses. Es curioso visitar la calle principal: una acera es Uruguay, y la otra, Brasil. Y lo cumplen a rajatabla: dependiendo de la acera, todos los letreros están en castellano o en portugués, y solo aceptan pesos o reales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de octubre de 2010