Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El número de presos baja ligeramente por primera vez en 10 años

España es aún el país europeo con más reclusos pese al descenso de preventivos

En las cárceles españolas hay en estos momentos 931 presos menos que en octubre de 2009. Es el primer descenso de la población reclusa en más de una década, desde que en el año 2000 comenzó un ascenso imparable y brutal: se sobrepasaron los 50.000 presos en 2002 y los 76.000 el año pasado. La población penitenciaria se dobló en apenas 17 años (de 1990 a 2007) y España -con una de las tasas de delincuencia más bajas- se convirtió en el país con más internos de Europa occidental, tanto en términos absolutos como relativos, fruto de una extrema dureza penal.

Durante los últimos meses, especialmente a partir de julio, parece que al menos las cifras se han estabilizado, aunque el problema de saturación carcelaria continúa. En octubre de 2009 había 76.434 presos -sumando los datos de la Administración General del Estado y Cataluña, con competencias propias-. Ahora hay 75.503. El número de condenados ha seguido aumentando (en 889), pero el de presos preventivos ha bajado en 1.822.

Leve aumento de penados

Las causas, teniendo en cuenta que no ha habido modificaciones legislativas recientes -salvo la del Código Penal que no entrará en vigor hasta diciembre- no están claras. Porque, a pesar de las apariencias, la estabilización no se debe solo a los presos preventivos, que habían disminuido ya el año pasado en una cifra similar, sino que se ha frenado el número de condenados: aumentaron en 5.634 de 2008 a 2009 y en 889 de 2009 a octubre de 2010.

La secretaria general de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, aseguró ayer en la Comisión de Interior del Congreso que la causa es el descenso de la delincuencia. Pero en 2006 hubo una importante bajada en la tasa de criminalidad (de casi dos puntos) y no fue acompañada de un descenso de presos. "Para hacer un análisis hacen falta más datos, como saber si entra menos gente en la cárcel o es que están saliendo más; o si ha habido cambios en algún tipo de delito concreto", señala José Cid, profesor de Derecho Penal de la Universidad Autónoma de Barcelona. El descenso, en todo caso, es leve, y la población reclusa sigue teniendo una dimensión inimaginable en el resto de Europa.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de octubre de 2010