Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solana radiografía la política global

El ex secretario de la OTAN aboga por articular organismos supranacionales

Los grandes problemas a los que se enfrenta el mundo, como la pobreza o el cambio climático, no pueden resolverse con soluciones nacionales, sino que requieren de la articulación de organizaciones supranacionales. Esta es la tesis que defendió ayer el ex secretario general de la OTAN y ex responsable de política exterior y de seguridad de la UE Javier Solana en el seminario Gobernar los riesgos globales, organizado ayer por Globernance, el Instituto Vasco de Gobernanza Democrática, en la Casa de la Paz y los Derechos Humanos de Aiete, en San Sebastián.

"Llevamos varios años con transferencias [de poder] entre los Estados y dentro de los Estados". En el primero de los casos, Solana indicó que "quizá desde la Primera Guerra Mundial" no se había asistido a una transferencia similar a la que se está produciendo de Occidente a Oriente, algo que obliga a realizar un "esfuerzo de adaptación" para convivir con distintos valores y culturas.

"Obama está decidido a resolver el problema entre Palestina e Israel"

En su visión, los Gobiernos "tienen hoy menos poder que antaño". Para explicar este fenómeno, Solana recurrió a la "incapacidad" del presidente de EE UU, Barack Obama, para resolver la crisis por el vertido de la petrolera BP en el Golfo de México. Ante esta situación, el ex secretario de la OTAN abogó por la constitución de "instituciones de gobierno global", aunque sea "difícil, pero no imposible".

Solana explicó que las actuales instituciones supranacionales han generado "cosas buenas, pero también incapacidad para resolver problemas". Entre ellas, citó al Fondo Monetario Internacional (FMI) y al Banco Mundial, que "se han demostrado incapaces de resolver la crisis"; a la Organización Mundial del Comercio, la "más globalizada y fundamental para la crisis, porque si damos otro paso atrás jamás saldremos de esta coyuntura"; y a la ONU, cuya estructura "no está muy convencida de ser capaz de llevar adelante los problemas que tiene".

En una conversación posterior mantenida con este periódico, Solana ensalzó el papel de Obama en el proceso de paz entre Palestina e Israel. El presidente estadounidense "está decidido a resolver este problema y esperemos que las elecciones de noviembre no hagan que el Parlamento americano cambie de tal manera que se haga más difícil la posición del presidente", señaló al tiempo que recordó que Europa ha apoyado el "mantenimiento de la autoridad palestina" durante bastante tiempo.

Respecto a la expulsión de gitanos en Francia, Solana afirmó que es fundamental "defender la ley en primer lugar". Argumentó que la UE "no permite la expulsión de ciudadanos europeos, y los rumanos y los búlgaros lo son". Solana aseguró que Bruselas ha reaccionado de manera "ordenada", con "gran sentido" y "unión" frente a la crisis, e instó a la consolidación de unas estructuras "más sólidas" de gobernanza en materia económica. "La Unión Europea es el edificio más hermoso que se ha construido tras la Segunda Guerra Mundial; más vale que la cuidemos", concluyó.

También consideró que la autoridad del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, no ha quedado debilitada con la derrota de Trinidad Jiménez, su candidata favorita, frente a Tomás Gómez en las elecciones primarias del PSM.

En la parte inicial de su alocución, Solana se ganó a los asistentes al mostrar su apoyo a la candidatura de San Sebastián a ser la capital cultural europea en 2016. "Trabajaré para que esto sea así", prometió en medio de los aplausos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de octubre de 2010