Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Clases extraescolares gratis en inglés

Educación y las autonomías acuerdan un plan de refuerzo de idiomas

España quiere ponerse las pilas en el aprendizaje de idiomas en los centros escolares. El Consejo de Ministros aprobó ayer el Plan Integral de Aprendizaje de Lenguas Extranjeras, un programa que cuenta con el beneplácito de las comunidades autónomas y que aspira a conseguir un alumnado totalmente bilingüe en el plazo de una década.

Una de las novedades es la implantación de actividades extraescolares en idiomas distintos al castellano, principalmente en inglés. El objetivo es que todos los centros de Primaria y Secundaria ofrezcan, al menos, una hora diaria fuera del horario escolar para que los estudiantes practiquen y aprendan conversando con profesores auxiliares. Como una academia, pero gratis y con una media prevista de un profesor por cada cinco alumnos. La idea es abandonar la cola, ya que España es el cuarto país de la UE en el que menos adultos hablan una lengua extranjera, solo por delante de Rumania, Hungría y Portugal, según Eurostat.

La oferta de lengua extranjera consistirá en una hora diaria

El proyecto del ministerio incluye a alumnos, profesores y también familias. Prevé incrementar el número de profesores nativos como auxiliares de conversación y contar también para esas prácticas con estudiantes del programa Erasmus, los alumnos extranjeros que vienen a España a aprender castellano. Una vez aprobado el programa, queda mucho trabajo por delante. El primer plazo del plan, que coincide con el curso 2010-2011, servirá para firmar convenios con cada comunidad, tras alcanzar un consenso que fracasó cuando el ministerio intentó cerrar un gran pacto educativo. La principal pega que plantearon las comunidades al programa de lenguas fue que faltan profesores especializados para enseñar a los alumnos. Pidieron más flexibilidad en la contratación de docentes extranjeros, frente a la postura del Gobierno, que prefiere formar mejor a los docentes propios.

En 2010, según datos del Ministerio de Educación, se han destinado casi 90 millones de euros en ayudas a alumnos (64,4 millones), formación de profesores (21,3 ) y programas de auxiliares de conversación (3,6). En 2011, habrá una dotación adicional de 32 millones, de los que más de la mitad (18,7) se usarán para financiar las estancias en otros países de profesores de lenguas y maestros de Educación Infantil. El programa aspira a implantar la enseñanza de idiomas desde edades tempranas, con clases para alumnos de tres a seis años. Casi el 100% de estudiantes de Primaria a Bachillerato aprenden una segunda lengua, frente a la implantación del 58% en Infantil, según las estadísticas oficiales.

El objetivo es que, en una década, todos los alumnos terminen la ESO con un nivel B2 en una segunda lengua -el equivalente al nivel intermedio superior en el Marco Común Europeo de Referencia para las lenguas (MCER)- y la mitad de los estudiantes adquieran un nivel B1 (intermedio inferior) en un tercer idioma. Para medir el aprendizaje, se regulará un sistema de pruebas homologadas en colaboración con las comunidades autónomas.

Otra medida es el incremento de la oferta de plazas en las escuelas oficiales de idiomas, para lo que ayer se aprobaron 12 millones de euros de financiación. También recoge la concentración de las becas de inmersión que realizan los alumnos en vacaciones entre los estudiantes de 6º de Primaria (12 años). Ese es el curso, según explican desde el ministerio, en el que el alumno tiene mayor madurez y el aprendizaje es más efectivo.

Y queda el papel que el plan otorga a las familias. Si España aspira a parecerse a Holanda, Dinamarca o Suecia en el manejo de una segunda lengua, la clave está en cómo se relaciona con otros idiomas durante todo el día. El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, destacó ayer la importancia de "concienciar" a la sociedad de la importancia de aprender idiomas. Para eso, el ministerio prevé campañas informativas en centros escolares y en las APAS (Asociaciones de Padres de Alumnos). Objetivo: que las familias aprovechen las ventajas de la televisión TDT para ver películas y series en versión original. "Es más efectivo tener expuesto a un alumno durante todo un curso académico a los contenidos en versión original que mandarle a hacer un curso de inglés durante el verano en Irlanda", asegura una fuente del ministerio.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de octubre de 2010