Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uno de los tres linces muertos tenía 12 heridas de proyectiles de plomo

Esponja, uno de los tres ejemplares de lince ibérico hallados muertos en Doñana el pasado fin de semana, presenta 12 heridas de proyectiles plomados producidas por uno o varios disparos, según la necropsia realizada en el Centro de Análisis y Diagnósticos de la Consejería de Medio Ambiente. La lince muerta tenía dos años y medio. Dos de las heridas se hallaron en el cráneo, cuatro en el pecho, tres en la zona torácica, uno en la zona abdominal ventral, uno en el tercio posterior y uno último en una extremidad posterior.

El animal falleció un día antes de su hallazgo y en un lugar distinto al que fue encontrado, en la carretera A-494 de Moguer (Huelva), pues los restos orgánicos vegetales encontrados en el pelaje del lince son diferentes de los del paraje donde apareció.

"La sociedad de cazadores debe perseguir los furtivos. Estos terroristas de la naturaleza pueden provocar que les cierren el coto de caza. A este paso, los 26 millones del programa de recuperación del lince podemos tirarlos a la basura", criticó Juan Romero, de Ecologistas en Acción. Este año han fallecido en Doñana siete ejemplares de los 60 que se estima que sobreviven en el parque.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de septiembre de 2010