Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:La Noche en Blanco

La ciudad se llenó de noche

El Ayuntamiento cifra en 717.000 personas el público asistente a la cita cultural más multitudinaria - La variedad de las propuestas propició rutas de todo tipo

El evento cultural más concurrido de la capital cumplió con la tradición y empujó a las calles a decenas de miles de personas (717.000, según fuentes municipales) en busca del entretenimiento ilustrado que este año proponía el colectivo madrileño Basurama . Anoche se trataba de invitar a la ciudadanía a hacer juego y ese fue el principal estímulo que dinamizó a las masas, no sin algo de frustración por la dificultad de acceder a las atracciones en la enorme alfombra humana que cubrió Gran Vía y alrededores.

También hubo tiempo para algún incidente menor. El más reseñable fue el protagonizado por una mujer que sufrió una lesión en una pierna al tratar de descender por uno de los toboganes gigantes instalados en las inmediaciones de Callao. La atracción tuvo que suspenderse ante el riesgo de nuevos traspiés.

La diversidad de la oferta lúdica desplegada durante la noche permitió a EL PAÍS trazar cuatro recorridos en busca de otros tantos placeres nocturnos con distintos grados de intensidad: Desde el relajado deleite del espectáculo de danza ante la Biblioteca Nacional hasta el frenesí de la guerra de bolas de la plaza del Dos de Mayo o el derroche de música electrónica del Paraninfo de la Universidad Complutense . Entre ambos, el ejercicio de intercambio ciudadano de ropa en la plaza de las Comendadoras .

Lejos del tumulto de las grandes avenidas, un sector del público minoritario pudo paladear pequeños descubrimientos como la visita al salón de plenos de la Real Academia de la Lengua , que abrió sus puertas al público por segunda vez en la historia de la institución.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de septiembre de 2010