Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP se suma al Bloque para que los funcionarios hablen en gallego

Los tres partidos votan que el idioma propio sea el "de referencia" en la Xunta

El Partido Popular se sumó ayer a una iniciativa del BNG, apoyada también por los socialistas, para convertir el gallego en "lengua general de referencia" de la Administración y en la usada por los funcionarios como "idioma de contacto inicial con los administrados en las relaciones presenciales y en la atención telefónica". "Ningún partido ama más el gallego que el PP", llegó a decir el diputado gubernamental Agustín Baamonde, ante las miradas escépticas de la oposición. La proposición no de ley salió finalmente adelante tras una negociación entre los tres grupos.

El PP parlamentario de ayer poco tuvo que ver con aquel que, con Ignacio López-Chaves como portavoz, imposibilitaba cualquier acuerdo sobre el gallego durante la legislatura pasada. Desde que el diputado Bieito Lobeira anunció la intención de los nacionalistas de abrir al pacto el texto para que los funcionarios se dirijan a los ciudadanos en gallego, Baamonde mostró su disposición y dejó a un lado la belicosidad contra la normalización de antaño o las referencias a una supuesta "imposición" del idioma. La derecha parece ensayar un cierto giro en su discurso lingüístico, justo cuando el sindicato mayoritario en la enseñanza, la CIG, llama a la insumisión del profesorado frente al decreto del plurilingüismo. Y a nueve meses de las elecciones municipales.

"Ningún partido ama más el gallego que el PP", llegó a afirmar Baamonde

Lobeira comenzó su intervención constatando, y lamentando, la ausencia de "criterios lingüísticos de la Administración para comunicarse oralmente con los administrados". Y denunció "el uso sistemático" del castellano en gabinetes de prensa de las consellerías o en el servicio de emergencias 112. "No somos optimistas con que la Administración apoye el uso progresivo del gallego", expuso, "dado que lo único que ha hecho hasta ahora es eliminar la prueba de gallego de las oposiciones".

El PSdeG secundó las críticas nacionalistas y, por voz de su parlamentario José Manuel Lage Tuñas, recordó que el Gobierno de Núñez Feijóo "ha sido el primero en tomar medidas contra la lengua propia de Galicia". El socialista se refirió, además, al reciente cierre de varios medios de comunicación -el portal web Vieiros o el semanario A Nosa Terra- y a la necesidad de "una acción positiva" para promocionar el gallego en un contexto adverso.

Fue entonces cuando los populares enseñaron una rara disposición al acuerdo. Y aunque Baamonde, que pasó de la presidencia de la comisión a situarse en los escaños del grupo popular para defender su posición lingüística, no dejó de citar la búsqueda del consenso que persigue su jefe Feijóo, al final accedió a pactar con la oposición. "Excepto el punto tres del texto del BNG [que hacía referencia a la necesidad de que los funcionarios acreditasen competencia lingüística en gallego para atender al público]", argumentó, "compartimos el espíritu de la propuesta". La instancia a la Xunta aprobada ayer por el Parlamento indica, además, que la atención en gallego a los administrados se hará "sin prejuicio del derecho de estos últimos a recibir atención en la lengua oficial de su preferencia".

Las leves señales de rectificación lingüística emitidas por los populares ya habían comenzado a primera hora. El secretario general de Medios, Alfonso Cabaleiro, se comprometió, en la misma comisión parlamentaria, a que toda la publicidad institucional se realice en gallego. La declaración la hizo a respuesta de una pregunta del Bloque, en la que reprochaban a la Secretaría Xeral que los anuncios del apagón analógico se emitiesen, dentro de Galicia, en castellano, o a la instalación de vallas de Galicia Calidade en esa lengua.

Incluso el conselleiro de Economía e Industria, Javier Guerra, que habitualmente comparece ante los medios de comunicación en castellano, firmó ayer un convenio con la Fundación Galicia Empresa para promover la lengua en el ámbito empresarial. Guerra habló de la "apuesta" de su departamento porque "mejoren en el uso de una riqueza intrínseca: el gallego".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de septiembre de 2010