Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

BP pide explorar más pozos pese al nuevo accidente

Alega que no podrá pagar a las víctimas sin más sondeos

Un día después de que otro accidente en el golfo de México devolviera la atención a la zona donde se sufrió el vertido de BP, la petrolera británica inició ayer una campaña de presión al Congreso de EE UU para que no imponga más restricciones a la concesión de nuevos permisos de perforación en la zona. Una nueva moratoria, alega, pondría en peligro los pagos de indemnizaciones a afectados que tiene pendientes. La empresa ha gastado ya unos 8.000 millones de dólares (6.200 millones de euros) en las labores de respuesta al vertido causado tras la explosión, el 20 de abril, de la plataforma Deepwater Horizon, en la que murieron 11 personas.

BP se había comprometido a ingresar 20.000 millones de dólares en un depósito bajo custodia de terceros para pagar posibles indemnizaciones durante los próximos cuatro años. Además, donará 500 millones de dólares para investigar los efectos medioambientales del vertido y 100 millones a trabajadores del sector petrolífero que han perdido sus empleos.

Según The New York Times, la empresa está usando ahora esos compromisos previos como argumentos en una negociación política en la que quiere seguir obteniendo permisos de perforación en la zona del Golfo, muy rica en crudo, y en otras costas de EE UU. Tras el accidente, el presidente Barack Obama planteó sin éxito una moratoria de los sondeos y desmanteló la agencia que concedía los permisos de perforación, tras descubrir numerosos casos de corrupción y falta de previsión ante un vertido como el ocurrido. Con todo, el jueves se incendió una plataforma de la empresa Mariner Energy cerca de la bahía de Vermilion (Luisiana), que obligó a evacuar a 13 personas. La Guardia Costera inspeccionaba ayer el área para comprobar si no se ha producido un derrame de crudo, como asegura la empresa.

La Cámara de Representantes aprobó una ley el 30 de julio (aún debe ser ratificada en el Senado) que prohibiría a cualquier empresa obtener permisos de perforación en las costas de EE UU si en algún accidente previo en sus instalaciones han muerto más de 10 trabajadores y si el Gobierno federal la ha sancionado por infracciones ecológicas penalizadas con más de 10 millones de dólares o moratorias de siete años. Solo BP cumple esos requisitos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de septiembre de 2010