Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Google defiende su acuerdo con Verizon entre enormes recelos

Otras compañías líderes le acusan de querer regular Internet en su beneficio

Google habla poco. Pero ha bastado que saliera a la luz su acuerdo sellado con el operador Verizon para proponer por primera vez una legislación acerca de la llamada neutralidad de la Red —el principio de que ningún proveedor de contenidos tenga prioridad sobre otro— para que el gigante de los buscadores haya decidido pronunciarse. Y es que la polémica desatada por ese pacto ha provocado que otras compañías líderes de Internet como Facebook, eBay, Amazon o Skype se hayan lanzado a la yugular de Google, acusándole de querer imponer reglas en su propio beneficio en un terreno hasta ahora virgen de normativa.

La estudiada ambigüedad de la propuesta Google-Verizon no ha gustado a sus rivales. Por una parte, el acuerdo aboga por que el regulador estadounidense (FCC) elabore por primera vez una normativa para preservar la neutralidad, impidiendo a los operadores ralentizar el tráfico que no les interese o no les resulte rentable (por ejemplo, la descarga de películas a través de redes P2P). Pero al mismo tiempo, Google defiende que se pueda dar prioridad a determinados servicios en redes especiales al margen del "Internet público". Y respalda además que a las redes móviles no les afecte esa normativa.

El buscador aboga por dar servicios especiales sin violar la neutralidad

Facebook, Skype, eBay o Amazon no quieren ningún "carril de peaje"

Las críticas han sido tan unánimes que Google ha tenido que salir a su paso en una larga entrada en su blog titulada Mitos y verdades de nuestra propuesta para una política de neutralidad de las redes.

En el primer punto niega el "mito" de que "Google se haya vendido en el tema de la neutralidad", e indica que la única motivación que le ha guiado ha sido establecer medidas de protección para el consumidor, ante la parálisis de la Administración, "dadas las realidades políticas que han hecho imposible tratar este tema en Washington".

También refuta que se pretenda acabar con la neutralidad de las redes para móviles, aunque el buscador reconoce que en este punto ha cambiado su postura. Alega que el mercado inalámbrico es más competitivo que el de la banda ancha fija y que, como los operadores celulares usan un recurso limitado como las bandas de frecuencias, en lugar de cables, "necesitan gestionar sus redes de manera más activa".

Google también descarta tajantemente que detrás del acuerdo haya, en realidad, un interés para introducir con mayor facilidad su Android, el sistema operativo para móviles que en apenas dos años se ha hecho con el 10% del mercado.

Otro de los "mitos" que intenta desmontar es que su propuesta con Verizon permitiría a los proveedores "canibalizar" el Internet público. El buscador asegura que con su normativa solo se daría la oportunidad a los proveedores de banda ancha de "ofrecer ciertos servicios especializados, que no son parte de Internet", Y pone como ejemplo un canal especial de juegos, un servicio de banca más seguro o la capacidad para monitorear la salud desde casa.

La explicación no resulta muy convincente porque, como reconoce el mismo Google, algunos proveedores ya proporcionan este tipo de servicios, por lo que la solución que ofrece es "permitir que los usuarios se beneficien de estos servicios que no pertenecen a Internet sin permitirles dificultar al propio Internet".

Estas explicaciones tan alambicadas no convencen a sus rivales. Para eBay, "los carriles de peaje" frenarán la innovación y favorecerán a las grandes corporaciones frente a los emprendedores pequeños. "No somos tan presuntuosos como para pensar que dos empresas puedan decidir el futuro de este tema", responde Google.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de agosto de 2010