Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:

Banderas que confunden

El PP está siendo hábil planteando debates que sorprenden al PSOE sin las ideas claras y que plantean aspectos de la igualdad entre sexos muy alejados de la agenda gubernamental. El veto al burka fue un ejemplo: en un lado, los socialistas votando una cosa distinta en cada municipio, rotos entre su alma laicista y la sensibilidad hacia lo islámico, sin un discurso preparado. En el otro, PP y CiU exigiendo la prohibición sin matices, sin explicaciones, con los sondeos a favor.

Ahora, el PP toma la bandera de la igualdad entre padres y madres en los divorcios, encuentra aliados y deja al socialismo confundido entre quienes llaman a combatir el "neomachismo" y quienes promueven reformas similares en Aragón o Cataluña ante una nueva realidad familiar.

Tanto el uso del velo integral como la generalización de la custodia compartida requerían un estudio riguroso, escuchar a los expertos, analizar experiencias, prever excepciones. Pero cuando un debate es complejo la respuesta de la mayoría no puede ser esquivarlo ni aplazarlo. Porque otro corre más y coloca su mensaje simple y eficaz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de julio de 2010