ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 12 de julio de 2010

El Royal Ballet cautiva en el Liceo

Tamara Rojo protagoniza una actuación inolvidable tras vencer los nervios

Impecable interpretación y una elegante y delicada puesta en escena caracterizan la producción de La bella durmiente que El Royal Ballet presenta hasta mañana martes en el Gran Teatro del Liceo. Sin duda este montaje es uno de los mejores que se han podido ver en Barcelona. La noche del sábado, la protagonista de la obra, la princesa Aurora, estuvo interpretada por la española Tamara Roja, a quien los nervios la traicionaron al comienzo de la actuación y se la vio insegura en algunos equilibrios. Pero el calor de los aplausos de sus admiradores, que llenaban el coliseo barcelonés, la calmó y finalmente logró sobreponerse y realizó una interpretación inolvidable.

La bella durmiente es para el Royal Ballet una de sus obras mas emblemáticas. Estamos ante una fastuosa producción con más de 100 bailarines en escena, ataviados con bellos vestidos en los que los colores malva, rosa palo y azul predominan sobre los blancos y dorados. El trabajo coral es magnífico. Ellas son esbeltas y dominan las puntas con una seguridad pasmosa. Ellos son apuestos y poseen una técnica impecable que exhibe un giro y salto elevado y preciso. Es un conjunto elegante y distinguido con un baile marcado por la magia de los buenos intérpretes del ballet clásico, que logra que las tres horas que dura La bella durmiente transcurran como un soplo. La vibrante y colorista música de Chaikovski fue interpretada por la Jove Orquestra Nacional de Catalunya bajo la batuta del ruso Valery Ovsyanikov.

El trabajo coral es magnífico en esta producción con más de 100 bailarines

La bella durmiente, basada en el cuento de Perrault, es la obra cumbre del clasicismo en la historia del ballet, ya que en su coreografía encierra fragmentos depurados del más refinado virtuosismo. Hay que destacar el grand pas à deux de la pareja protagonista, que en este caso Tamara bailó con el apuesto Rupert Pennefather. Él, majestuoso y con la seguridad de un buen portador, logró que la interpretación de Tamara consiguiera gran brillantez

En cuanto a los fragmentos de baile interpretados por animales, tan comunes en los cuentos de Perrault, hay que destacar el dúo de los Pájaros Azules en que la española Laura Morera y el australiano Steven McReae realizaron una soberbia interpretación y fueron una de las parejas más aplaudidas. Igualmente hay que citar por su refinada interpretación, no carente de carácter, a Claire Calvet, en el papel del Hada de las Lilas, Al terminar la función, el público ovacionó a la compañía y a los balletómanos les vinieron a la mente las palabras de Balanchine sobre este ballet: un cuento de hadas que es rico y solemne en su presentación, pero cálido e íntimo en sus efectos.

El cuerpo de baile del Royal Ballet en La bella durmiente. / BILL COOPER

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana