Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La primera crisis del euro

El Tesoro dice que podrá afrontar los vencimientos de julio sin más emisiones

La prima de riesgo española cae tras la buena acogida de la subasta de bonos

El Gobierno se mostró ayer convencido de que el Tesoro no tendrá que recurrir a emisiones extraordinarias para hacer frente a los compromisos de pago del próximo mes de julio, aseguraron fuentes del Ministerio de Economía consultadas por Reuters. El próximo mes, el Tesoro tendrá que hacer frente a vencimientos de la deuda por valor de 24.000 millones entre letras, bonos y obligaciones.

En el ministerio que encabeza Elena Salgado aseguran que la tesorería estatal española elabora su calendario mediante una estrategia a largo plazo. El Tesoro reducirá su necesidad de financiación neta en 2010 en un 34,2% con respecto al año anterior, hasta 76.800 millones de euros en nuevas emisiones. De esta forma, el saldo vivo de la deuda en circulación alcanzará los 553.500 millones en 2010, un 55% del PIB, y un 65,9% para el conjunto de las Administraciones Públicas.

España tiene que pagar el tipo más alto por la deuda a 10 años desde 2002

El Tesoro cubrió ayer con cierta holgura, aunque a tipos altos, la subasta de obligaciones a 10 y 30 años. Colocó entre inversores 3.000 millones en bonos a 10 años y 379,2 millones en títulos a 30 años. La demanda cubrió la oferta 1,89 veces en los bonos a 10 años y 2,45 veces en los títulos a más largo plazo. El mercado ha recibido bien el resultado de la subasta y el diferencial de la deuda española con la alemana se redujo tras tocar máximos históricos.

La contrapartida es que el Tesoro ha tenido que colocar la deuda a tipos más altos. En el caso de los bonos a 10 años, los más representativos, el tipo medio ha sido del 4,864% (frente al 4,045% de la subasta del 20 de mayo) y en el caso de los bonos a 30 ha alcanzado el 5,907%. La exigencia de altas rentabilidades, las mayores desde que se lanzaron, para esos títulos a 30 años ha llevado al Tesoro a emitir menos bonos a ese plazo.

El tipo marginal, el más alto al que se han colocado los bonos en la subasta, se ha situado para los bonos a 10 años en el 4,91%, frente al 4,07% de mayo. Ese tipo supera al 4,84% que se pagó en 2008 y es el más alto en ocho años, desde 2002, cuando se llegó a pagar un 5,40%.

La fuerte demanda registrada, aunque a tipos altos, ha sido percibida como un éxito. Tras conocerse el resultado de la subasta, el diferencial de rentabilidad del bono español con el alemán, que había tocado durante la mañana de ayer un máximo de 233 puntos básicos, se redujo al final de la jornada hasta 211. Esa reducción de la prima de riesgo también ha sido celebrada en el mercado de renta variable, donde el Ibex 35 subió un 0,74%.

En el mercado secundario, la rentabilidad del bono español, que según los datos de Bloomberg había rozado el 5% esta mañana, ha caído por debajo del 4,8%.

El resultado de la subasta fue seguido con gran expectación ante las falsas informaciones que apuntaban a un inminente rescate a España. El diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung llegó a decir que había quienes creían que el anuncio del plan de rescate no podría esperar hasta ayer, día en el que se celebraba la cumbre europea bajo presidencia española. En todo caso, buena parte de la atención de la cumbre está centrada en España. El Gobierno espera que se despejen definitivamente esos rumores y fantasmas sobre la necesidad del rescate.

Las falsas informaciones sobre el rescate (calificadas como "basura" desde la Comisión Europea) también hacían alusión de forma genérica a los problemas del sector financiero español, pese a que ha resistido la crisis muchísimo mejor que la banca de países como Reino Unido, Alemania, Holanda o Bélgica.

El éxito de la colocación ha perjudicado al bono alemán, ya que es el que sirve de refugio cuando reina la desconfianza. Tras la mejora de los títulos españoles, al bono alemán se le exige ahora mayor rentabilidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de junio de 2010