Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llega la 'armada invencible' de la batalla digital

La mayor plataforma editorial en español comenzará a operar en julio

Hasta el miércoles el mercado del libro electrónico en España era una serpiente que se mordía la cola. Los vendedores de dispositivos de lectura decían que el negocio no estallaba porque no había oferta de contenidos "de calidad". Los editores, que no había oferta porque se vendían pocos dispositivos. El miércoles los principales grupos editores en lengua española, agrupados en la plataforma Libranda, rompieron el círculo vicioso anunciando que el próximo 15 de julio lanzarán 2.000 títulos que serán 10.000 a finales de año. Títulos de cuya venta no se encarga la plataforma ya que, para mantener la cadena tradicional del libro, ese papel seguirá recayendo en las versiones online de las librerías.

Salvo para los técnicos, el precio de los libros será de entre 6 y 14 euros

Bajo la dirección de Arantza Larrauri, una joven ejecutiva con experiencia en el Círculo de Lectores y Random House Mondadori, en la nueva plataforma se suman las fuerzas de ese último grupo y las de gigantes como Planeta, Santillana, Grup 62, SM y Wolters Kluwer, el más grande de todos y tal vez el menos conocido por tratarse de un sello especializado en el libro jurídico.

El séptimo pasajero del núcleo duro es la editorial Roca, pero Libranda también "prestará" sus servicios a sellos como Anagrama, Salamandra, Siruela, Acantilado y Maeva. Una armada casi invencible que el año pasado publicó 10.000 de los 70.000 títulos editados en España. De ahí que las dudas que se disiparon ayer sirvan para ilustrar las que rodean a todo el sector.

Cuando lleguen los lectores, los editores quieren estar ya allí. Cuando aparezcan los piratas, también. Jesús Badenes (Planeta) apuntó que en España hay aproximadamente 50.000 usuarios de dispositivos de lectura de libros electrónicos, lo que explica en parte que la edición digital no llegue al 1% del total. Los editores estiman que en cuatro años la cifra crecerá hasta el 4%. No es mucho, pero prefieren evitar que la demanda pueda ser superior a la oferta legal y termine arrastrando a la industria editorial al precipicio por el que se despeñó la musical. Hace dos semanas la Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos reveló que el 95,6% de la música digital en España es pirateada. Los libros digitales, entre tanto, se quedan en un 19,7%. Es decir, 2.291 millones de euros frente a 200.

El arma de Libranda contra la piratería es una oferta que incluye nombres como Miguel Delibes, Ken Follet, Arturo Pérez-Reverte, Javier Marías, José Saramago, Ildefonso Falcones, Julia Navarro y Carlos Ruiz Zafón. ¿Los precios? Entre un 20% y un 30% menos que la versión en papel, es decir, seis euros para los libros ya publicados en bolsillo y entre 11 y 14 para el resto (con excepción de los libros técnicos, más caros de salida). A partir de septiembre, además, muchos sellos publicarán sus novedades en ambas modalidades simultáneamente.

El formato elegido -el EPUB, el más universal- y el dispositivo anticopia -Adobe ACS4- permitirá además la descarga de un mismo libro en seis dispositivos de lectura y seis PC. Por todas esas manos se supone que pasa un libro en papel. Al menos en Estados Unidos, lugar de origen del formato. Para tener los deberes hechos del todo, solo falta, como apuntó Francisco Cuadrado (Santillana) que el Gobierno cumpla su compromiso de equiparar el IVA del libro digital (el 18% a partir de julio) con el del papel (el 4%).

Dado que habrá contenidos, la pelota queda en el tejado de los dispositivos de lectura. Juan González de la Cámara, director de Grammata, la empresa productora del Papyre (el 50% del mercado español), dobla la cifra de lectores en circulación manejada por los editores y devuelve la pelota recordando el precio máximo de ocho euros por título recomendado por Amazon: "Hay que cambiar de mentalidad: se pasa de un objeto a un servicio. Bebemos agua embotellada, pero también del grifo. Casi gratis". El 15 de julio se abren las compuertas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de junio de 2010