Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ECOLOGÍA

Old Bird registra los sonidos nocturnos de los pájaros

¿Quieren saber qué pájaros sobrevuelan su casa durante la noche sin tener que desvelarse? Pueden quitarse la curiosidad gracias al proyecto Old Bird y su sistema casero de rastreo de las escuchas de los sonidos de las aves tanto autóctonas como migratorias y raras.

Según el ornitólogo estadounidense Bill Evans, que estudia las aves y sus movimientos desde hace más de un cuarto de siglo, uno de los inconvenientes de esta pasión son los largas horas que se requieren para lograr avistamientos útiles y datos suficientes para tener valor estadístico. Por ello Evans ha lanzado el proyecto Old Bird, un sistema de análisis del comportamiento de las aves nocturnas que, aprovechando las nuevas tecnologías, puede ser utilizado fácil y eficazmente tanto por avezados ornitólogos como por simples aficionados.

MÁS INFORMACIÓN

"Tan sólo es necesario un micrófono, un cable y una grabadora. En la página web de la iniciativa -también en idioma español- se describe detalladamente cómo construir de manera artesanal y en menos de dos horas un sistema de escucha por el módico precio de 30 euros", asegura Bill Evans.

Una vez instalado en el techo o en un balcón de la casa, el sistema de grabación retransmite a través de un cable audio la señal hacia uno o más dispositivos de grabación. El aparato está pensado para operar durante las horas nocturnas y así poder captar las actividades de los pájaros al atardecer y al amanecer, cuando son más activos y llenan el aire con sus trinos y gorjeos.

Una vez grabados, los sonidos de cada pájaro se convierten en datos únicos, que conforman un espectro sonoro original e inequívoco. Sin embargo identificar un especimen por las características de su canto requiere un fino oído y unos conocimientos avanzados, en un mundo donde cada vez son más excepcionales las personas que saben distinguir un pájaro por los sonidos que emite.Para superar el escollo ya no son necesarios años de entrenamiento acústico. En la página web de Old Bird, Evans pone a disposición de los que quieran participar en el proyecto unos programas informáticos, que sirven para analizar digitalmente las grabaciones recogidas con su sistema de escucha e identificar los pájaros que las han producido. De este modo, el neófito podrá empezar a ligar el sonido con su pájaro. De momento la biblioteca de la página muestra sonidos mayoritariamente de aves norteamericanas.

"Estos datos tienen un valor añadido si se consigue construir redes de receptores por regiones, para lograr perfilar las rutas de las aves migratorias en vuelo nocturno", explica Evans. "Sin embargo, también resulta interesante reunir individualmente, datos locales, ya que a menudo deparan sorpresas como la detección de pájaros raros, ajenos a las rutas migratorias habituales o en un periodo del año insólito", explica el ornitólogo .

Al proyecto, que está dirigido tanto a expertos como a simple apasionados de la naturaleza, se han sumado ya muchas instituciones norteamericanas dedicadas a la ornitología, universidades y asociaciones ecologistas. "Actualmente participan en el proyecto regularmente unas 2.000 personas", dice Evans, "pero los colaboradores esporádicos son muchos más".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de junio de 2010