Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cornada al pop

El Ayuntamiento de A Coruña recorta el festival anual Noroeste Pop Rock por la crisis, pero mantiene el programa de la feria taurina

Habrá finalmente este año el tradicional festival Noroeste Pop-Rock que A Coruña celebra desde 1986 cada verano, o casi. Ante la oleada de protestas, tanto ciudadanas como de los hosteleros, cuando se anunció hace 10 días su supresión por culpa de la crisis y el recorte de dinero público para las fiestas, el ayuntamiento rectificó y prometió celebrar de nuevo esa cita musical multitudinaria que llega a reunir hasta 100.000 personas durante tres noches.

Pero el Noroeste será considerablemente reducido, advirtió el alcalde, el socialista Javier Losada. Lo que sí se mantiene invariable y firme, pese a las restricciones presupuestarias, es la feria taurina en un recinto cerrado, un evento también anual y costoso -aunque menos-, para las arcas municipales. El cartel de tres días de corridas de toros, que obligan a transformar el Coliseo, un edificio de titularidad municipal, supuso en 2009 el desembolso para el ayuntamiento de 168.000 euros. Una cifra similar a la que abonará este año a la empresa que tiene el contrato, adjudicado por concurso, para organizarla. Pese a que los socios nacionalistas del PSOE en el gobierno municipal se oponen a financiar con dinero público este evento, Losada defiende que es tradición en una ciudad que lleva décadas sin plaza de toros. Para los socialistas coruñeses, los toros, con una asistencia cinco veces inferior a la del festival pop-rock, son ajenos a la crisis. Y en ningún momento el gobierno local se planteó utilizar la cláusula sexta del contrato de la feria taurina, que le autoriza a "rescindirlo por causas de interés público" como sería la merma de fondos municipales.

Los conciertos del certamen musical cuestan 700.000 euros cada año

El alcalde coruñés defiende que los toros son tradición

El festival logró 5.200 apoyos cuando se anunció su suspensión

El ayuntamiento traerá en septiembre a Supertramp

El colectivo Galicia mellor sen touradas ha presentado en el consistorio varias protestas por su celebración y reclama explicaciones por su coste, dado que el contrato para 2009 y 2010 especificaba que la subvención no excedería de 130.000 euros cada año.

Con un presupuesto provisional de 1,6 millones de euros para las fiestas anuales de María Pita, que duran todo el mes de agosto, el gobierno local advirtió de la necesidad de recortar gastos. Y empezó por anunciar la supresión, como ya ocurrió en 2003 y con el mismo argumento, del Noroeste en la playa de Riazor. Son unos 700.000 euros de los que la mitad se los lleva el montaje del escenario.

Los hosteleros pusieron el grito en el cielo, dada la importante recaudación que supone la gran afluencia de público. El lleno fue total el pasado año pese a la gran polémica por incluir el cartel, pese a su nombre, al cantante Raphael y el Consorcio. Una plataforma de defensa del festival, creada al anunciarse la supresión y que sumó en pocos días 5.200 seguidores en Facebook, fue recibida el viernes por el alcalde. Le trasladó su propuesta para abaratar costes, como recortar a dos las noches de conciertos gratis, montar un escenario más pequeño y recurrir a más grupos locales o autonómicos con cachés más asequibles.

Losada, que también consultó a los hosteleros, anunciará esta semana cómo y dónde se celebrará el reducido Noroeste Pop-Rock de este año. Sólo se sabe que será en el barrio de Riazor, aunque quizá no en el arenal que lo acoge desde 1989. Para el gobierno local, el festival África Express que organizará el Xacobeo en la playa de Santa Cristina, en Oleiros, compensará la reducción. Y el ayuntamiento traerá en septiembre a Supertramp, la setentera banda británica que iniciará en A Coruña su gira por Portugal y España.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de junio de 2010