Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las medidas educativas arrancan sin el pacto

El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, presentó ayer a los consejeros de Educación de las comunidades una propuesta para poner en marcha o continuar en el próximo curso 14 programas cofinanciados entre el ministerio, que pondrá 510 millones de euros, y las autonomías, que pondrían otro tanto.

La mayoría de ellos responden a algunas de las propuestas del frustrado intento de pacto de Estado por la Educación. Se trata, entre otras, de continuar aumentando las plazas de educación hasta tres años o la digitalización del sistema educativo (Escuela 2.0), y algunas nuevas como el establecimiento de contratos programa entre autonomías y centros escolares o programas específicos para los alumnos que van mejor en la escuela.

La acogida de la propuesta por parte de los consejeros ha sido buena, incluso por parte de los pertenecientes a Gobiernos autonómicos del PP. El consejero valenciano, Alejandro Font de Mora, dijo valorar la voluntad del Gobierno de seguir trabajando. Si se llega al acuerdo de que cada comunidad adopte de forma flexible las iniciativas se podrán "poner en marcha", afirmó.

Preguntado sobre por qué el PP rechaza el pacto, pero sus consejeros están dispuestos a aceptar las iniciativas contenidas en él, Font de Mora dijo que su partido siempre ha mantenido que muchas cosas del documento les parecían bien, pero que faltaban otras para que ellos suscribieran un pacto de Estado. Las comunidades tendrán ahora que hacer sus comentarios y aportaciones a la propuesta.

Mínimos comunes

Sobre esa flexibilidad aludida por Font de Mora, y también por el consejero catalán de Educación, Ernest Maragall (PSC), Gabilondo aseguró que le parece bien, pero con unos mínimos comunes. "El ministerio no es una agencia de financiación", advirtió, así que la concreción de los programas debe "estar dentro de las reglas de juego".

El ministro también insistió en que las propuestas presentadas ayer no son "los restos del naufragio del pacto, ni los retales que quedan, porque los objetivos siguen siendo globales, que vamos a perseguir hasta el final en todas y cada una de sus dimensiones".

Así, Gabilondo anunció que se reunirá las próximas semanas con sindicatos y comunidad educativa para intentar poner en marcha el resto de iniciativas del pacto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de mayo de 2010