Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:GUIDO WESTERWELLE | Ministro de Exteriores de Alemania

"Hay que cortar los fondos europeos a los países que no cumplen los pactos"

Si Europa entera mira con inquietud las turbulencias financieras de la zona euro, Alemania, gran templo mundial de la ortodoxia fiscal, observa con especial espanto la gangrena que se extiende por el continente. Con espanto, y cada vez mayor impaciencia. Guido Westerwelle, de 48 años, vicecanciller y ministro de Exteriores del Gobierno alemán, tiene claro que la cura necesaria -el rigor presupuestario- no se puede dejar en manos de la buena voluntad de los vecinos. Mecanismos de sanción para quienes incumplan las reglas del club europeo ya son "necesarios", advierte el hombre que lideró el pasado mes de septiembre el triunfal regreso al poder de los liberal-demócratas alemanes, como socios de los democristianos de Angela Merkel.

"La oposición también tiene que ayudar a proteger el euro y la UE"

"Yo abogo por avanzar en la cooperación en temas de seguridad"

Pregunta. ¿Fue un error no haber reaccionado antes a las turbulencias financieras que están afectando a la zona euro?

Respuesta. No, porque solo con dinero no se habrían solucionado los problemas. Lo importante es que todos los Estados de la UE se pongan de acuerdo en una política presupuestaria sensata. Solo a través de cambios estructurales podremos superar la crisis.

P. ¿El Gobierno alemán exigió a los Ejecutivos español, italiano y portugués que se comprometieran a rápidos recortes del gasto para avalar la constitución del fondo de rescate europeo?

R. No me inmiscuyo en la situación interna de cada uno de los países. Pero el motivo por el que la ola de especulación pudiera tener éxito es que demasiados países están acumulando demasiada deuda en un tiempo demasiado breve. Mi deseo es que Europa no vuelva a estar expuesta otra vez a semejantes peligros. Para ello, cada uno debe hacer sus deberes.

P. ¿No teme que los ajustes fiscales puedan matar la incipiente recuperación económica?

R. No, si los hacemos de una manera inteligente. Seamos claros: ¿cuál es la alternativa? ¿Seguir con este nivel de gasto y tener que reunirnos cada dos años para montar fondos de rescate con sumas cada vez más gigantescas? Esos ajustes son necesarios para la UE, pero también para otras grandes economías.

P. ¿El Gobierno alemán respaldaría un mecanismo que imponga sanciones a los Estados que incumplan los pactos?

R. Yo comparto esa idea. Es exactamente uno de los puntos que nosotros creemos necesarios. Es necesario tomar medidas. Y que haya consecuencias. A nivel nacional, hay que tomar medidas para volver a presupuestos equilibrados. Y a nivel europeo también tenemos que hacer cosas. Es necesario que Eurostat tenga el derecho no solo de comentar las cuentas nacionales, sino también el de acceso a las contabilidades nacionales. Además, creemos que ya no es suficiente el procedimiento de déficit que tenemos ahora.

P. ¿Qué habría que hacer?

R. Cuando a nivel europeo se comprueba -cualquiera que sea la institución competente para ello- que un Estado miembro no respeta la común responsabilidad que todos tenemos para proteger nuestra divisa, deberíamos bloquear inmediatamente todos los fondos europeos para ese país. Los fondos estructurales y de cohesión. Esto es algo que los Gobiernos nacionales tendrían en cuenta. Nosotros somos europeos de la cabeza a los pies. Pero si no cambiamos nuestras políticas a nivel nacional y europeo desaprovecharíamos el tiempo que tenemos ahora. Así que yo respaldo a todos los Gobiernos nacionales que pretenden llevar a cabo reformas estructurales. Insto a todos los políticos -estén en el Gobierno o en la oposición- a que asuman la responsabilidad de las medidas para defender nuestra moneda y el concepto de la Unión. Y un tercer punto que quiero destacar para Europa es la necesidad de crear una agencia europea independiente de rating.

P. ¿El ascenso al poder de los euroescépticos tories en Reino Unido acentuará una Europa a dos velocidades?

R. Europa ya tiene diferentes dimensiones. Algunos países tienen la divisa común, otros no. Nosotros respetamos las decisiones de otros Estados miembros. En cuanto al nuevo Gobierno británico sabemos que durante las campañas electorales hay que pronunciar discursos más emocionales que lo que es la normal actividad de gobierno. Lo importante es que el Tratado de Lisboa ofrece los instrumentos para avanzar, por ejemplo en la política de seguridad. Yo abogo por aprovechar las posibilidades de cooperación en el área de seguridad. La UE es como una bicicleta. Si paras de pedalear, te caes. Si nos ponemos de acuerdo, tenemos mucho potencial de ahorro en la política de defensa sin que nuestras seguridades nacionales se reduzcan un milímetro.

P. Usted ha obtenido un resultado histórico para su partido en las elecciones del año pasado. Pero los resultados recientes en las elecciones de Renania-Westfalia han sido malos...

R. Eso no es correcto. Hemos tenido el segundo mejor resultado desde 1975. El SPD ha tenido los peores en 50 años.

P. Pero en comparación con las generales de septiembre el partido ha tenido una caída.

R. Unas son elecciones federales, otras regionales. Si comparamos manzanas y plátanos... Pero bueno, vayamos al punto. En los primeros siete meses no puedes mantener todas las promesas. Necesitamos tiempo para cumplir nuestro programa. Asumimos la responsabilidad de gobierno después de 11 años de oposición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de mayo de 2010