Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El decreto del gallego que aprobó el Consello de la Xunta no está redactado

Educación introduce "los últimos cambios" en la norma "para ajustarla a la ley"

El polémico Decreto do Plurilingüismo no Ensino que el Consello de la Xunta dio por aprobado el pasado jueves todavía no ha concretado su redacción. Así lo confirmó ayer una portavoz de la Consellería de Educación, de la que depende la Secretaría Xeral de Política Lingüística que elabora la discutida normativa, al negar a este periódico el acceso al texto. Según explicaron desde el departamento que dirige Jesús Vázquez, al decreto del gallego le faltan aún "los últimos cambios" y no se facilitará al público hasta que el Diario Oficial de Galicia recoja su entrada en vigor. No dan fecha. La redacción final de la nueva regulación lingüística de la enseñanza no volverá a pasar por el órgano colegiado que reúne al presidente y los conselleiros.

Feijóo anunció la aprobación del texto tras la última reunión del Gobierno

El PSdeG insiste en pedir una comisión parlamentaria para explorar un pacto

Esta situación contrasta con las declaraciones del jefe del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, a la salida de la reunión semanal del Consello, hace cuatro días: "La Xunta de Galicia acaba de aprobar el Decreto para o Plurilingüismo no Ensino que estará en vigor en el próximo curso". La información a los medios que el equipo del presidente entrega tras cada Consello insistía en la misma idea y habla de una norma "aprobada teniendo en cuenta la voluntad de los gallegos expresada en las elecciones, el resultado de la consulta a las familias realizada en junio de 2009, sugerencias [...] del Consello da Cultura, la Real Academia Galega y observaciones de la Mesa Sectorial de Educación, del Consello Escolar y del dictamen del Consello Consultivo". Todos estos organismos plantearon enmiendas a la totalidad de la propuesta de la Xunta, y el Consello Escolar exigió su retirada.

Los "ultimos cambios introducidos en el Consello de la Xunta" a los que se refieren en la Consellería de Educación y que fueron anunciados por Feijóo en la rueda de prensa que dio por aprobado un decreto pendiente de escribirse incluyen la retirada de la consulta a los padres sobre el idioma, gallego o castellano, de las asignaturas troncales en Primaria o Secundaria hasta que una prometida ley permita hacerlo. Además, explicó el presidente gallego, "se precisará la redacción" de la encuesta en el tramo de Infantil "para ajustarla al máximo a las premisas legales". La introducción de la tercera lengua (inglés) en la enseñanza pública, la que justifica el "plurilingüismo" del nombre oficial de la normativa, ha pasado a un muy segundo plano en el argumentario de la Xunta del PP.

Mientras tanto, a la oferta de pacto sobre el gallego que Feijóo se saco de la manga el Día das Letras Galegas, la oposición ha respondido con la necesidad de "convocar una comisión parlamentaria". Los socialistas asumen así la recomendación del Consello da Cultura al respecto: "Seguimos siendo favorables a un pacto por la lengua con sede en el Parlamento de Galicia, sin excluir ningún ámbito". Para el portavoz parlamentario del PSdeG, Xaquín Fernández Leiceaga, "es importante resolver la exclusión del gallego de algunas materias, porque afirmar que las matemáticas no se pueden dar en gallego es franquista".

El nacionalista Carlos Aymerich lo ve un poco diferente. "¿Para qué una comisión parlamentaria?", se preguntó la voz en O Hórreo del BNG, "lo primero que habría que preguntar a Feijóo es si acepta lo que dicen el Consello Escolar, el Consultivo y las instituciones académicas o lo que dicen Madrid, Rosa Díez y los extremistas. Y retirar el decreto".

Pero el partido gubernamental no parece estar por la labor. Tanto el secretario general de Política Lingüística, Anxo Lorenzo, como el propio presidente excluyen la normativa de Educación de cualquier acuerdo con los otros grupos con representación en el Parlamento. Manuel Ruiz Rivas ratificó ayer, con carácter inamovible, esa posición. "Si la condición del PSdeG para negociar es la paralización del decreto", aseguró el portavoz popular, "no le veo mucho futuro".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de mayo de 2010