Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La defenestración de Garzón

El Poder Judicial avala que Garzón trabaje en La Haya

El Consejo rechaza que el juez vaya en servicios especiales

La Comisión Permanente del Consejo del Poder Judicial, con tres votos a favor y dos en contra, permitió ayer al juez Baltasar Garzón irse durante siete meses como asesor externo de la Fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI). Sin embargo, le denegó el estatus jurídico (servicios especiales) que reclamó el juez antes de que el pleno del Poder Judicial le suspendiera de funciones el pasado viernes.

La Permanente no define en su resolución la figura jurídica bajo la cual acepta que juez se traslade como asesor a La Haya. Se limita a permitir que Garzón trabaje para el fiscal jefe de la CPI, Luis Moreno-Ocampo, "porque desde el punto de vista orgánico", señala, "no se aprecian razones legales que impidan" su contratación como asesor externo. Lo llamativo de la Comisión Permanente de ayer es que la decisión fue adoptada por una mayoría (tres votos contra dos) formada por el presidente Dívar y los vocales Margarita Robles (progresista) y Manuel Almenar (conservador). No se votó por grupos.

Los vocales Dorado y Lastra hacen votos particulares opuestos

Eso sí, hubo dos votos particulares en contra de la decisión mayoritaria. El del conservador Antonio Dorado, partidario de que la Permanente se hubiese ceñido a contestar a la petición de Garzón; esto es, si se le concedía o no el estatus de servicios especiales, a lo que Dorado se oponía. El otro voto particular llevaba la firma de Almudena Lastra, partidaria de acceder a la petición de Garzón. Lo que la Permanente avaló ayer, en definitiva, fue el informe remitido por el secretario general del Consejo, que concluía que era factible permitir al juez realizar esa función en La Haya pero sin otorgarle la figura del servicio especial, incompatible, sostiene el secretario, con la suspensión de funciones que pesa desde el viernes pasado sobre el juez.

La Permanente se reunió ayer por la tarde con carácter de urgencia en Madrid, sólo unas horas después de haber recibido los cinco informes que reclamó a diferentes organismos, tras la suspensión de Garzón, para que opinaran sobre la solicitud del juez de irse a La Haya en calidad de servicios especiales.

"Estoy feliz", aseguró ayer el fiscal Ocampo tras conocer la noticia, informa Natalia Junquera. "Vamos a empezar a trabajar cuanto antes. Me interesa mucho lo que hizo Garzón con Batasuna para empezar a investigar en Colombia las conexiones entre grupos paramilitares y políticos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de mayo de 2010