ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 17 de mayo de 2010
El recorte social

El Gobierno se revuelve contra Rajoy por la financiación de los partidos

La propuesta de Mariano Rajoy de reducir la financiación pública de los partidos políticos ha causado verdadera indignación en el Gobierno, a tenor del durísimo ataque con el que respondieron ayer dos de sus miembros. El más explícito fue José Blanco, quien durante un discurso en Toledo llegó a decir: "Que explique Rajoy cómo va a mantener la calle Génova [sede nacional del PP] si recorta la financiación a los partidos, a no ser que él se quiera seguir financiando por Gürtel".

Se trata de la referencia más directa que se ha hecho hasta ahora desde el Gobierno al caso Gürtel (la trama de empresas que hacían trabajos electorales para el PP a la vez que contrataban masivamente con administraciones gobernadas por ese partido y agasajaban a sus cargos públicos) como un caso de financiación ilegal, algo que el PP ha negado radicalmente.

Unas horas antes lo insinuaba el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, en una entrevista en la cadena SER: "Hay que tener valor, con la que está cayendo en el PP, para hablar de la financiación de los partidos". Rubalcaba calificó de "ridículas" las propuestas alternativas de reducción del gasto que hizo el sábado Rajoy. "Él sabe perfectamente que es ridículo lo que plantea. Pero la crisis le importa un bledo. No combate la crisis, combate al Gobierno".

El PP, "progresista"

Las intervenciones de ambos ministros, además de cuestionar sin tapujos la versión oficial del PP sobre el caso Gürtel, revelaron una estrategia de presionar a Rajoy calificándolo de oportunista. Blanco habló de "irresponsabilidad e hipocresía" del PP por pedir medidas y luego criticar cuando se toman. Rubalcaba aseguró además que habrá nuevas medidas para reducir el déficit centradas en hacer pagar más "a los que más tienen" en vez de recortar gasto social.

Mientras, los dirigentes del PP aprovecharon ayer sus intervenciones públicas para ratificar su oposición a la congelación de las pensiones anunciada y para criticar todo el paquete porque "los más débiles de este país tienen que pagar los despilfarros" de Zapatero, según dijo ayer la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, que llegó a asegurar que su partido es "social y progresista", el partido "de los trabajadores", porque es el que crea trabajo.

El Gobierno tampoco parece dispuesto a pasar por alto este discurso, y Blanco dedicó ayer también su intervención a recordar que Rajoy, como ministro, congeló los sueldos de los funcionarios y bajó las becas.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana