Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Plan de choque de Zapatero | El recorte social

La nueva reducción en el gasto en fármacos permitirá ahorrar 1.300 millones anuales

El Gobierno intenta, una vez más, recortar el gasto en Sanidad. Y lo hace, de nuevo, metiendo la tijera en el porcentaje de la tarta destinado a fármacos. Ayer, José Luis Rodríguez Zapatero anunció que reducirá el precio de los fármacos sujetos a patente. Esta medida, junto con el cambio de formato en los envases de los medicamentos para incluir la unidosis, supondrá un ahorro de unos 1.300 millones anuales.

Esta cantidad se suma a los 2.500 millones ya anunciados hace un mes con un primer paquete de acciones pactado con todas las comunidades autónomas. Medidas que incidían sobre todo en el gasto farmacéutico y que incluían la reducción de precio en los medicamentos genéricos o el cambio en el sistema de precios de referencia (que ahorrarían unos 1.500 millones); y la creación de una central de compras única (que junto con otras medidas más livianas aportaría el resto de ahorro).

Algunas medicinas pasarán a ser distribuidas en formato monodosis

La sanidad absorbe 60.000 millones de euros anuales -un 6% del PIB- y uno de los principales puntos de fuga es el capítulo farmacéutico. El pago de recetas se llevó en 2009 el 32% de los recursos sanitarios (el 25% de media en la Unión Europea). Así, esta parte del gasto es la más factible de reducir. Esta vez le toca el turno a los medicamentos de patente, que verán reducido su precio de manera escalonada. "Se bajará más el precio a los que más tiempo lleven en el mercado", explica José Martínez Olmos, secretario general de Sanidad. Con esta acción -que entrará en vigor el próximo agosto- se logrará un ahorro anual de 1.050 millones al año, según Sanidad. "Además, supondrá un ahorro de 50 millones para el bolsillo de los ciudadanos", apunta Olmos. La decisión, sin embargo, no ha sentado bien a la industria farmacéutica, que la ha tachado de "inasumible". "Puede ser un punto de no retorno a la innovación", aseguró ayer Farmaindustria en un comunicado.

La siguiente acción de este segundo paquete de medidas se basa en la racionalización. Se reformará el formato de presentación de aquellos fármacos que tratan procesos estandarizados para adecuarlos a la duración del tratamiento. Es decir, si para tratar una bronquitis tipo se necesita normalmente tomar tres cápsulas de un determinado medicamento durante tres días, el envase de este medicamento se adaptará a eso. Además, se podrán adquirir también fármacos en formato unidosis.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de mayo de 2010