Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

El velo en menores

Mi amigo Ahmed, marroquí y musulmán de nacimiento, francés y ateo por convicción, vive en uno de esos suburbios franceses donde los valores de la comunidad étnica de pertenencia predominan sobre los valores de la República.

Al comentar el tema del velo islámico, mi amigo, que sabe de lo que habla, me dijo: "No te llames a engaño, detrás de una niña o una adolescente con velo siempre hay alguien". Y continuó: "Ponerse el velo no es análogo a ponerse una gorra o un piercing. Un velo es un signo externo de adhesión a un proyecto de vida a la que la niña o adolescente no podrá renunciar nunca más, so pena de desgarro moral y expulsión de su comunidad".

Para solventar la contradicción que supone en una sociedad democrática el no tolerar ninguna forma de discriminación religiosa, étnica o de género por un lado y el garantizar el derecho de todo individuo a su vestimenta por otro, Ahmed propone que se proscriba el uso del velo en las menores de edad. Es en la niñez y adolescencia, cuando se va forjando la identidad personal, que una mujer es más proclive a ceder a las presiones del entorno. Y es el rol de la sociedad democrática de impedir que esto ocurra y asegurarse que el ponerse un velo sea realmente una opción personal. La de permitir el velo cuando una ha alcanzado la mayoría de edad legal de 18 años y se supone tiene la suficiente madurez personal me pareció una solución clara y sencilla, inteligible para todo el mundo, que merece la pena exponer públicamente.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de mayo de 2010