Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:El cielo a medio hacer | LIBROS

Palabras bellas como medusas en el agua

Poesía. "Lo real es sólo la base, pero es la base", decía Wallace Stevens, que sin duda es una de las referencias más nítidas del escritor sueco Tomas Tranströmer, cuyos poemas, que siempre tienen el filo de lo sutil, nos atraviesan "como el navío pasa entre la bruma / sin que la bruma nada perciba", pero no se van dejándonos con las manos vacías, porque el autor de Bálticos, Visión nocturna o La plaza salvaje sabe que un buen poema siempre es la autobiografía de sus lectores, y que su trabajo consiste en salir en busca de sí mismo, capturarse y exponerse al público en la jaula del poema: "Dos verdades se acercan una a otra. Una viene de adentro, una viene de fuera / y allí donde se encuentran tiene uno la oportunidad de verse a sí mismo", dice Tranströmer (Estocolmo, 1931), que aunque desde hace unos años tiene severos problemas de salud y de movilidad sigue aumentando con paciencia y rigor una obra traducida en medio mundo -seguramente no siempre tan bien como en esta antología hecha por su amigo Roberto Mascaró- y para la que hace tiempo que se reclama el Premio Nobel. Lo merece, pero no lo necesita, porque ya es reconocido como uno de los poetas esenciales de su tiempo. Sus poemas no renuncian jamás al atrevimiento -"hay en medio del bosque un claro inesperado que sólo puede encontrar aquel que se ha perdido"-; no reniegan de su origen surrealista -"Eluard apretó un botón / y el muro se abrió / y apareció el jardín"-; y son militantes de la literatura y soldados del lenguaje: "Todo tiene sentido dentro del poema, en el que las palabras son como 'medusas que se deslizan a la deriva como flores después de un funeral marino, si se las alza del agua pierden toda su forma, como cuando una indescriptible verdad es arrancada del silencio". El cielo a medio hacer es una respuesta entera a ese silencio a través de la poesía y la prosa de este extraordinario escritor. -

El cielo a medio hacer

Tomas Tranströmer

Traducción de Roberto Mascaró

Nórdica. Madrid, 2010

270 páginas. 19,50 euros

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de mayo de 2010