Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El nuevo reino de la viñeta digital

La llegada del iPad rompe las barreras que alejaban al cómic de los soportes electrónicos - Se crea la primera gran plataforma de distribución en España

Hasta hace apenas un par de meses, la industria del cómic miraba las discusiones sobre la llegada del libro electrónico con cierta lejanía. Las características de los lectores de e-books distaban todavía de los mínimos necesarios para una experiencia lectora satisfactoria en el caso de la historieta: el tamaño, la ausencia de color y la baja resolución restringían las posibilidades y, aunque el manga sí puede leerse con relativa comodidad en un e-book (la industria japonesa ya tiene una amplia experiencia en el paso a todo tipo de gadgets, desde las consolas portátiles a los teléfonos móviles), el mundo del cómic español se sentía seguro ante el discurso apocalíptico que llegaba desde ciertos sectores de la industria del libro.

Los expertos anuncian cambios incluso en el propio lenguaje del cómic

A pesar de que es relativamente fácil encontrar las últimas novedades de cómic en las redes de intercambio, su impacto siempre se ha considerado menor. La lectura en una pantalla de ordenador no tiene la comodidad y calidad del papel, creando una frontera segura ante la llegada del huracán digital.

Sin embargo, todas las barreras han caído estrepitosamente con la llegada del iPad de Apple. Un dispositivo multifunción en el que todos los análisis destacaban, especialmente, su idoneidad para la lectura de cómics. "Era un absoluto escéptico sobre este tema", asegura José Luis Córdoba, director de Panini Cómics, "pero este aparato me ha hecho cambiar de opinión radicalmente". El futuro lejano ha resultado estar a la vuelta de la esquina y no han tardado en verse los primeros movimientos de ficha: la todopoderosa Marvel se adelantaba con una aplicación de lectura de cómics para el iPhone y el iPad, y no pocas editoriales han anunciado que seguirán en breve sus pasos.

Iniciativas hasta hace poco consideradas como minoritarias, como las de las plataformas europeas Ave! Cómics, Robot Comics o el iMotion Comic de Continental pasan a tener un protagonismo inusitado, al que se sumará en breve la primera gran plataforma de distribución de cómic digital en España, Koomic.com, un proyecto de la distribuidora especializada SD y Estudio Fénix que aprovechará la llegada del iPad a España y que pretende ser una herramienta para editoriales y librerías. En palabras de su responsable, Alberto González, "hay que estar en los avances tecnológicos, el miedo a la digitalización se agudiza si no se está metido en ello".

Un temor que es compartido ahora por casi todos los actores de la cadena que lleva el cómic de la mesa del autor al lector. Para los autores "es una opción con aspectos positivos y negativos", asegura Horacio Altuna, presidente de la Asociación Profesional de Ilustradores de Cataluña: "En lo positivo, las posibilidades de difusión y creación que brindan los nuevos soportes; pero no podemos olvidar la cuestión más oscura: cómo se gestionarán los derechos de autor en el mundo digital".

Opinión que es compartida por Albert Mestres, de la Librería Continuará de Barcelona: "El cómic digital es el futuro. Cuando los niños que ya tienen libros de texto digitales sean los próximos compradores, asumirán con naturalidad el formato electrónico. Desaparecerán los formatos más populares y las librerías deberán especializarse en otros aspectos del tebeo, las ediciones de coleccionista, el merchandising o los originales."

Un futuro que obligará a importantes cambios en toda la industria, como avisa el editor Paco Camarasa, de Edicions de Ponent: "El cómic digital obligará a la unión de los editores y a replantear completamente cómo editamos. Estamos en un limbo del que hay que salir rápidamente". Incluso cambios en el propio lenguaje del cómic, que deberá adaptarse a las nuevas opciones disponibles en estos nuevos dispositivos de lectura, según comenta Córdoba que cree que la transición no será tan inmediata: "El papel tenderá a desaparecer, pero la introducción del cómic digital será lenta, el perfil habitual del lector, coleccionista, choca con estos nuevos sistemas donde desaparece el libro físico".

La respuesta a estas dudas no tardará. Durante los próximos meses la nueva oferta de cómics digitales se encontrará con la pléyade de dispositivos similares al de Apple que han sido ya anunciados, abriendo camino a una nueva forma de leer cómics.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de mayo de 2010