Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alfredo Sáenz se jubilará con una pensión de 85,7 millones

El Santander someterá a la junta el sueldo de los consejeros

El presidente del Banco Santander, Emilio Botín, y el consejero delegado, Alfredo Sáenz, "que tenían superada la edad de jubilación, ejercitaron en 2009 la opción para recibir sus correspondientes pensiones devengadas en forma de capital en la fecha de jubilación efectiva", según el informe anual del banco, hecho público ayer. Eso supone que Botín se asegura una pensión de 24,64 millones y Sáenz, otra de 85,7 millones, capitales que "se actualizarán al tipo de interés pactado".

El Santander ya no aportará más cantidad para las pensiones de estos ejecutivos en los años en que sigan trabajando en el banco. Los derechos de pensión se calculan teniendo en cuenta la esperanza de vida. Al superar los 65 años, si los demás factores se mantienen constantes, la cantidad reservada para la pensión se iría reduciendo, puesto que la esperanza de vida es menor. Pero también podría subir si se revisan al alza las tablas de mortalidad o si se dan otros factores.

Sáenz es el ejecutivo mejor pagado con 10,2 millones de sueldo

Botín tiene una pensión de 24,64 millones y un salario de 3,99 millones

El grupo explica que, al tiempo, Sáenz ha renunciado a su derecho a percibir indemnización en caso de extinción de su contrato. Hasta ahora podía optar entre pasar a la situación de jubilación o percibir una indemnización equivalente a un máximo de 10 veces el salario fijo anual.

En cuanto a los sueldos, Sáenz percibió 10,2 millones en 2009, un 10,13% más que 2008, mientras que el presidente ganó 3,99 millones, un 26,3% menos, según la entidad. El aumento para Sáenz se debe a que en 2008 no ejercitó el plan de acciones sobre opciones correspondiente al 2005-2007 y el año pasado recibió 837.000 euros del plan. Los seis consejeros ejecutivos del Santander ganaron entre fijo y variable, 28,18 millones, un 12,21% menos. Tras Sáenz, Francisco Luzón y Matías Rodríguez Inciarte son los que más cobraron, con 5,81 millones y 5,33 millones, respectivamente, un 15,1% y del 18,3% menos en cada caso. Ana Patricia Botín, consejera ejecutiva y presidenta de Banesto, ganó 3,64 millones, un 9,3% menos. Juan Rodríguez Inciarte ganó 3,12 millones un 18,5% menos. Los 19 consejeros ganaron 36,06 millones, un 9,6% menos. Para 2010 se han congelado las retribuciones fijas.

El consejo de Banco Santander anunció ayer que ha acordado someter la política retributiva de los consejeros de la entidad a votación consultiva de sus accionistas en la próxima junta general que se celebrará previsiblemente el 11 de junio. Además, el banco ha aprobado otras iniciativas orientadas a evitar que las retribuciones variables de sus consejeros ejecutivos y otros altos directivos del Grupo puedan fomentar una toma inadecuada de riesgos, entre ellas que un 50% de la retribución variable total de los consejeros ejecutivos en 2010 se diferirá en acciones del banco por tres años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de mayo de 2010