Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:3. EDUCACIÓN. LA SOBRECUALIFICACIÓN DE LOS UNIVERSITARIOS | La sostenibilidad del Estado de Bienestar

Licenciados más orientados al empleo

La oferta de personal formado no cuadra con la demanda del mercado de trabajo

Especial: la sostenibilidad del Estado de bienestar: Opina sobre el Sistema Educativo Casi tres de cada 10 licenciados afirma que ocupa un empleo que requiere una calificación inferior a la que tiene, con lo que su 'premio' salarial es inferior a la media de la OCDE. Empresas y expertos piden carreras más orientadas a las necesidades de la economía y una empresa que cree empleo de más valor añadido

¿Sobran universitarios? El debate sobre el acceso al empleo y las condiciones de los españoles con carrera universitaria suscita toda una serie de mitos sobre los licenciados, pero las cifras son tozudas: las personas con estudios superiores tienen menos tasa de paro (con una tasa del 16%, entre los 25 y 29 años, frente al 33% de los que tiene Secundaria) y ganan más dinero que el resto.

Lo que sí ocurre es que casi tres de cada 10 licenciados ocupa puestos de trabajo para los que se siente más cualificado de lo necesario y el premio de tener una carrera -es decir, tener mejor sueldo- es inferior a la media de la OCDE. Según el último informe de este organismo, que agrupa a las principales economías del mundo, los datos medios de estos países indican que la población de entre 25 y 64 años con educación superior recibe unos ingresos un 52% más altos que la población con Secundaria, mientras que en España esta diferencia es del 32%.

"El aumento de titulados ha ido más rápido que el cambio de modelo productivo", apunta Florentino Felgueroso, profesor de Economía de la Universidad de Oviedo. El crecimiento de la población con estudios superiores, con la explosión de natalidad de los años setenta mediante, ha seguido un ritmo más intenso que la creación de empleos de alto valor añadido. "Hay un problema de adaptación entre oferta y demanda, pero para el cambio de modelo económico que se persigue dependemos de una nueva generación de personal formado", añade Felgueroso. El Gobierno recalca que en 2020 sólo el 15% del empleo no será cualificado.

La Fundación Universidad y Empresa receta "una mayor adaptación de los contenidos a las necesidades profesionales y una mejor orientación sobre el futuro laboral que les espera a los jóvenes que deben escoger carrera", en palabras del director gerente de la entidad, Fernando Martínez. Al mismo tiempo, "el empresario necesita orientación, algunos piden un ingeniero cuando en realidad no necesitan esa formación", añade. Y por eso tampoco la pagan.

El mercado laboral español requiere más personal con estudios medios y el sistema educativo alumbra más efectivos en sus extremos: un elevado fracaso escolar y una cifra elevada de licenciados.

El problema es cómo animar a los jóvenes a realizar estudios intermedios, ya que los licenciados siempre salen mejor parados en las estadísticas laborales que aquellos con estudios inferiores. El motivo es que una persona con una licenciatura tiene más posibilidades de lograr un empleo de administrativo que un auxiliar administrativo, porque el empresario "por el mismo precio" confía más en un licenciado, apunta Felgueroso. La receta que extiende la OCDE para España es un marco laboral que facilite la incorporación de los jóvenes al empleo estable.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de abril de 2010