ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 30 de abril de 2010

El PP veta el término 'fascista' en un monumento en Alicante

"Es difícil concebir un memorial que impida la memoria", esgrimió ayer Javier Macho, portavoz adjunto del Grupo Socialista del Ayuntamiento de Alicante, en el debate de una moción para acelerar la construcción del monumento a las víctimas del bombardeo que sufrió el Mercado Central en 1938. El ataque, a cargo de la aviación italiana, mató a más de 300 civiles. Pero la moción fue rechazada con los votos en contra del equipo de gobierno, del PP, que evitó reaccionar a las declaraciones de Macho sobre el veto a la palabra fascista en la placa del monumento. El proyecto parte de la Comisión Cívica para la Recuperación de la Memoria Histórica de Alicante, con la que el edil de Cultura, Miguel Valor, dijo que ultima un pacto.

La votación estuvo precedida por la intervención de dos representes sindicales, por parte de UGT y CC OO, miembros de la Comisión Cívica para la Recuperación de la Memoria Histórica, a los que la alcaldesa dejó intervenir pese a no cumplir la petición con el reglamento. "El Ayuntamiento tiene una deuda que saldar", aseguró Adolfo Cebrián, de UGT, ante el pleno. "Nadie puede poner en duda la tragedia ni los causantes, los fascistas italianos", agregó posteriormente el representante de CC OO, Manuel Parra. El sindicalista agregó que "pedir borrar la palabra fascista de la leyenda del monumento es un acto de censura" que no se debería producir en "una sociedad democrática que no tiene miedo a conocer su historia".

El monumento fue impulsado en 2007 por la Comisión Cívica, que convocó un concurso para el diseño de una obra en homenaje y recuerdo de las víctimas del bombardeo. La ganadora fue Elena Abájar con una obra que muestra nueve placas que representan a los nueve aviones que causaron la masacre, 90 puntos negros y 300 luces en honor a las víctimas. La obra incluye el lema A las más de 300 víctimas civiles del bombardeo fascista del 25 de mayo de 1938. Es este punto el que enfrenta a la Comisión Cívica y al Ayuntamiento de Alicante.

"Estamos obligados a recordar los hechos, tal y como ocurrieron", defendió el portavoz adjunto socialista. Macho reclamó al equipo de gobierno que respetara el fallo del jurado de 2007 y lamentó que la concreción o el descarte del monumento dependan de una palabra.

Las tres intervenciones, sin embargo, fueron enfriadas por el edil de Cultura, quien evitó entrar en el fondo del debate. Valor calificó la moción de "oportunista", aseguró que el equipo de gobierno no tiene "que demostrar nada a nadie" sobre su convicción democrática -argumentando que ha retirado los honores al dictador Francisco Franco o que ha nombrado hijo predilecto al poeta republicano Miguel Hernández- y argumentó su rechazo de la moción en que el Ayuntamiento negocia y está "ultimando" un texto de consenso con la Comisión Cívica. Valor agregó que cuando se llegue a un acuerdo el monumento se levantará en cuatro meses. El edil del PP hizo referencia expresa al término fascista.

Tras el pleno, los representantes de la Comisión Cívica lamentaron la "oportunidad perdida" en la sesión. "No vamos a admitir algo que vaya contra la verdad histórica", advirtieron.

Por otro lado, durante el pleno de ayer se aprobaron definitivamente los presupuestos de 2010 y entre los puntos de acuerdo entre populares y socialistas, se acordó una declaración institucional que exige a la Generalitat el cumplimiento de la financiación anunciada en reiteradas ocasiones para construir el Auditorio Provincial de Alicante.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana