Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Crítica:

Las cosas del mentir

Las series televisivas The office y Extras han convertido a Ricky Gervais en la última palabra en comicidad sofisticada. Su trabajo invitaba a pensar en el concepto de poshumor, que nace cuando los motores de la comedia no se ponen al servicio de espolear la risa, sino la incomodidad, el sudor frío. En su debut, compartido, en la dirección de largos, Gervais parte de una idea brillante -un mundo antiutópico donde el ser humano está incapacitado para mentir- y la desarrolla en dirección a algunos de sus más agresivos extremos -la invención de la mentira lleva a la fundación de la religión-, pero acaba convirtiendo las formas leves de toda buena comedia en formas fofas, cuando toma la arriesgada decisión de poner todo el esfuerzo al servicio del que, quizá, sea el más falsario de todos los géneros cinematográficos: la comedia romántica.

INCREÍBLE, PERO FALSO

Dirección: Ricky Gervais y Matthew Robinson. Intérpretes: Ricky Gervais, Jennifer Garner, Rob Lowe, Jonah Hill.

Género: comedia. EE UU, 2009.

Duración: 99 minutos.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de abril de 2010