ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 14 de abril de 2010

Una vallisoletana quiere vivir en el 10 de Downing Street

Miriam González Durante es la esposa del candidato liberal

El reñido pulso entre laboristas y conservadores es o debería ser el gran protagonista de las elecciones generales británicas, pero los focos de la prensa se han desviado este fin de semana hacia la figura de una española de 41 años, abogada de prestigio, madre de tres niños y que no se presenta como candidata. Miriam González Durante acaba de debutar en campaña de la mano de su marido, el líder liberal demócrata y tercero en liza Nick Clegg, aunque ello no significa que se haya avenido a participar en la llamada "batalla de las esposas", uno de los objetivos favoritos de la cobertura mediática de los comicios.

A diferencia de Sarah Brown y Samantha Cameron, las mujeres del primer ministro y del jefe de las filas tories, Miriam González afirma que no tiene intención de modificar su apretada agenda de trabajo para arropar las aspiraciones políticas de su marido. El sábado se libraba de sus responsabilidades en un bufete de la City especializado en comercio, y sólo por eso acudió al acto electoral que organizaron los liberal demócratas en Sheffield. "No tengo un empleo que pueda abandonar durante cinco semanas, y creo que eso le ocurre a mucha gente", ha declarado de forma diplomática e inteligente sobre su conocida aversión a ejercer el papel de mujer florero.

Tiene 41 años, tres hijos y trabaja como abogada en un despacho de la city

Lo inédito de su comparecencia pública se ha traducido en un alud de artículos que pretenden desentrañar la personalidad de una mujer "silenciosa pero fuerte", en palabras del periódico The Times.

En los últimos días, los votantes han descubierto que la evasiva Miriam es natural de Olmedo (Valladolid), conoció a Nick Clegg en Brujas cuando ambos realizaban sus estudios de posgrado (se casaron en 2000) y trabajó en Bruselas a las órdenes del comisario británico Chris Patten antes de que la ambición política de su pareja forzara a la familia a trasladarse a Londres.

Tras su paso por el Foreign Office, Miriam recaló en el despacho de abogados DLA Piper, que hoy le procura unos ingresos superiores a los de su marido, el responsable de llevar a los niños a la escuela. Sus hijos Antonio, Alberto y Miguel tienen los nombres españoles para compensar el apellido, y son educados como católicos a pesar del ateísmo declarado del padre de familia.

Nick Clegg, candidato liberal, y su esposa, Miriam González. / REUTERS

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana