ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 12 de abril de 2010

Un museo para ciegos y sordos

CosmoCaixa presenta la adaptación del planetario y desarrolla un proyecto de accesibilidad para personas con dificultades visuales o auditivas

Barcelona 12 ABR 2010

Las personas que padecen deficiencias en su vista o en su sentido del oído, incluso individuos ciegos, pueden adentrarse en la cosmología haciendo un repaso a la historia del universo en el planetario de CosmoCaixa Barcelona. Las instalaciones han sido adaptadas con un sistema de audiodescripción que, alternándose con la narración principal, describe la simulación astronómica que se proyecta en la cúpula de 14 metros de diámetro. También se ha instalado un sistema de bucles magnéticos que envía el sonido a los audífonos de las personas con dificultades para oír. Es el primer planetario de España adaptado para discapacitados.

Este sábado pasado se inauguró oficialmente el nuevo equipamiento. Jaume Bartre, un pensionista de 78 años con un problema de visión total, asistió a la experiencia. Dijo que le costó seguir el hilo conductor de las audiodescripciones: "Iba tan rápido que no me enteraba. Sería gozoso si pudiéramos volver de nuevo para estudiar de forma paulatina todo lo que se nos ha explicado". Sin embargo, valoró muy positivamente la iniciativa, hasta el punto de afirmar que su interés por la cosmología se había intensificado tras ella. Acabó su relato declarando que los creadores del proyecto debían de ser portadores de "una grandeza tremenda".

"Hemos podido percibir lo que los demás pueden ver", dice Isabel Torres

Lo que se reproducía era una simulación de la historia del universo, desde la Gran Explosión hasta la actualidad, que por ahora es el único programa que se exhibe adaptado. Marçal, un niño de 11 años, disfrutó del evento. Su padre le describe como "gran prematuro, con bastante deficiencia visual". Pudo seguir la trama sin aburrirse, aunque recordó que era un poco complicada. "He visto las estrellas y las enormes redes que se movían", dijo al salir.

La adaptación del planetario y de la proyección es un primer paso de CosmoCaixa. Hace cinco años, cuando se inauguraron las nuevas instalaciones, se rompieron las barreras para las personas con problemas de movilidad. Ahora, el objetivo es adaptar el museo para que sea accesible para todo el mundo, de forma que los discapacitados visuales y auditivos no queden segregados en actividades especiales. "Queremos adaptar las actividades que ya tenemos y gozar conjuntamente, toda la sociedad, de las mismas cosas", dijo ayer la directora de CosmoCaixa Barcelona, Anna Sanahuja. Añadió que esta iniciativa parte de la voluntad de acercar a personas con riesgo de exclusión social al conocimiento y a la propia sociedad. Oficialmente, en Cataluña hay 130.000 personas que padecen algún tipo de deficiencia relacionada con el oído o la vista.

Isabel Torres, de 52 años y completamente ciega, anhela que estas adaptaciones se extiendan en todo el museo. "Es muy importante que esto sea un precedente. Yo, de otra forma, nunca habría podido acceder a estos conceptos", dijo al acabar la proyección. Su experiencia fue muy positiva. Así la describía: "Todo muy claro, muy conciso, muy interesante y de gran importancia para nosotros. Hemos podido percibir lo que los demás pueden ver".

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana