Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:FRANCISCO AYALA | Biólogo, premio Templeton

"Si el creacionismo fuera verdad, Dios sería un abortista"

Su vasta experiencia en el campo de la genética y la biología molecular le han dado al científico Francisco Ayala, nacido en Madrid hace 76 años, los suficientes argumentos para tener clara una cosa: la ciencia puede justificar la fe. Esa idea y sus conferencias y escritos al respecto le han valido el Premio Templeton, que reconoce con más de un millón de euros a las personas que construyen puentes entre ciencia y religión. Esa cantidad, dice Ayala, será donada a distintas instituciones. En su medio siglo de carrera ha estudiado la malaria y ha abierto el camino para la cura del mal de Chagas, una enfermedad parasitaria tropical. En 1981 testificó como experto en un juzgado federal de EE UU en contra de que el Estado de Arkansas enseñara el creacionismo en las aulas. Desde entonces es la voz de la razón para que la religión acepte a Darwin.

"Es posible tener una posición científica y ser religioso"

Pregunta. En su juventud fue ordenado fraile dominico. ¿Es usted todavía un hombre de fe?

Respuesta. Nunca contesto a esa pregunta. No quiero que ninguna de las dos partes, fe o religión, influya sobre cómo se perciben mis opiniones.

P. ¿Eso le ayuda a que le escuchen ambos bandos?

R. Eso espero.

P. ¿Cómo casa la fe con la teoría de la evolución?

R. La ciencia y la religión son dos ventanas para mirar al mundo. El mundo al que miran es el mismo. Pero lo que se ve desde las ventanas es completamente diferente. La religión trata del significado y el propósito de la vida y de los valores morales y la ciencia trata de explicar la composición de la materia, el origen de los organismos. Son áreas distintas, pero no reñidas. Es posible mantener una posición científica y ser religioso.

P. Usted ha dicho en alguna ocasión que el creacionismo, tomado al pie de la letra, deja en un mal lugar a Dios. En cambio, la ciencia, permite explicar cosas como la presencia del mal en el mundo.

R. La teoría de la evolución es más compatible con el monoteísmo que el creacionismo. Es difícil imaginar al Dios benévolo y omnipotente de la Biblia y explicar el mal en el mundo. La teoría de la evolución explica por qué hay tantas disfuncionalidades e imperfecciones en los seres vivos y la crueldad de muchos comportamientos, como el de aquellas hembras que devoran al macho antes, durante o después de la cópula.

P. Y si la Biblia se toma al pie de la letra, ¿no sería Dios un gran abortista, como ha dicho usted en el pasado?

R. El sistema reproductivo humano está tan mal diseñado que el 20% de los embarazos terminan en aborto espontáneo, y eso no incluye los abortos más tempranos, que no se detectan. Eso son 20 millones de abortos en el mundo cada año. Echarle la culpa de eso al diseño divino haría precisamente de Dios un abortista de escala increíble.

P. Usted es ciudadano estadounidense desde 1971. ¿Por qué en EE UU están tan vivos debates como estos, sobre el creacionismo o el aborto?

R. EE UU es un país fundado por cristianos fundamentalistas, que huyeron de Inglaterra y Holanda porque les perseguían. Tomaban la Biblia literalmente. Curiosamente, en poco más de un siglo surgieron los fundadores de la república, que son librepensadores, padres de la Constitución. Esas raíces fundamentalistas, sin embargo, han seguido jugando un papel muy importante aquí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de marzo de 2010