Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"Si tenéis dudas, acudid al viejo"

Representantes de los 100.000 gitanos de la región dan clase a los jefes de policía

La situación resultaba paradójica. Los gitanos, encorbatados y con trajes, en el estrado. Los jefes de policía, tomando notas y algunos de uniforme en los pupitres. De fondo, el primer seminario entre representantes del colectivo romaní y los mandos de diferentes cuerpos policiales de la región. "Hay 100.000 gitanos en Madrid y la inmensa mayoría somos gente normal, integrada en la sociedad y que lleva seis siglos en España. El problema es que el gitano marginal, el que delinque, brilla con luz propia", analizó Mariano González, uno de los ponentes.

El seminario duró cuatro horas y se celebró en la Academia de Policía a petición de la Federación de Asociaciones Gitanas Calí. Quieren aclarar que son "gente de ley" y hoy por hoy son "los grandes desconocidos". Por ello, hicieron varias recomendaciones a los jefes policiales para que las transmitan a sus agentes. "No lo dudéis. Cuando tengáis algún problema, acudid siempre al viejo u hombre de respeto. Para nosotros llamarle viejo no es peyorativo. Al revés, le otorga poder, el poder de los años", añadió González. "Existen muchos prejuicios, pero si queréis solucionar un problema, él sabrá hacerlo, porque si el hombre de honor dice que tiene que presentarse una persona en la policía, todo el mundo le hará caso", destacó.

Se trataron temas como la venta ambulante o los desalojos de chabolas

La venta ambulante también estuvo sobre la mesa durante gran parte de la mañana. Es en la actualidad uno de los principales problemas del colectivo gitano. Una directiva de la Unión Europea pretende que los puestos de los mercadillos salgan a concurso todos los años. Eso supondría, por ejemplo, que los 800 vendedores del Rastro podrían cambiar cada primero de enero. Los gitanos, de hecho, están manteniendo reuniones con responsables municipales y regionales para evitar que se ponga en marcha esta normativa. "Si nos quitan uno de nuestros principales medios de subsistencia es posible que muchas familias se decanten por medios ilegales para mantenerse", añadió el abogado de la asociación, Antonio Santiago. "Se han creado nuevos barrios, como Sanchinarro o el Ensanche de Vallecas, y no se han permitido nuevos mercadillos. Y es una pena porque de cada puesto pueden vivir tres o cuatro familias", recordó el presidente de la Federación Calí, Lisardo Hernández Barrul.

Los desalojos de los poblados chabolistas, en especial el de Las Mimbreras (distrito de Latina), los sacó a la palestra un mando de la Policía Municipal de Alcorcón. Los mandos se quejaron de que sufren graves problemas cada vez que tienen que proteger el derribo de una infravivienda. "Nosotros sólo somos los encargados de que se cumpla una orden judicial", aseguró el suboficial. Los gitanos le dieron la razón, pero también solicitaron comprensión. "Son situaciones de nerviosismo y muchas veces se tira la vivienda de un gitano al que no se le ha realojado. A veces tardan hasta un año en darle casa. Debería trabajarse con cierta coordinación entre las administraciones", respondieron los romaníes.

Un asunto que negaron de forma reiterada los integrantes de la Federación Calí es que las mujeres gitanas sufran malos tratos por parte de sus maridos, como mantienen algunos falsos estereotipos. "Nuestra ley nos lo impide. No tolera que a una mujer la peguen porque para nosotros son como la Virgen María, las mejores, y las que crían a nuestros hijos", destacó Alfredo Escudero, uno de los ponentes.

El seminario supo a poco a los asistentes. De hecho, ayer se concertó un partido de fútbol entre los policías y los gitanos, seguido de una comida típicamente romaní. "Esto es historia para nosotros" resumió al final uno de los participantes.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de marzo de 2010