Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los profesores también rechazan el nuevo decreto a pesar de los cambios

Galicia Bilingüe asegura que hay novedades "buenísimas" y "más libertad"

El borrador del decreto del plurilingüismo se encuentra enfrente con la mayoría del profesorado. A través de sus asociaciones y sindicatos, rechazan que los padres puedan elegir el idioma de las asignaturas troncales, tal y como recoge la norma que presentó el pasado sábado la Consellería de Educación y cuyo texto completo se conoció ayer.

La consulta para establecer el idioma de las materias tendrá que celebrarse antes del próximo curso, según el borrador, cuya aprobación definitiva está prevista para mayo. Así, en el curso 2010- 2011, los centros deberán adaptarse a la elección de los padres, quienes tendrán la última palabra -siempre que se respete un 50% en cada lengua oficial- a pesar de la recomendación de la Xunta: impartir en gallego Coñecemento do Medio en Primaria y Ciencias Sociais, Xeografía e Historia, Ciencias da Natureza, Bioloxía y Xeoloxía en secundaria; y en castellano Matemáticas (en primaria), a la que se suman en secundaria Tecnologías, Física y Química.

Los profesores dicen que las votaciones son poco pedagógicas

Educación hará la consulta antes de que empiece el curso que viene

MÁS INFORMACIÓN

Tanto la federación de directivos de colegios públicos como la de directores de secundaria y los cinco sindicatos que se sientan en la Mesa Sectorial de Educación critican que esta capacidad de elección es "poco pedagógica" y puede "crear tensiones entre las familias". Tampoco les convence que el alumno pueda expresarse en la lengua que quiera y no en la de la asignatura. "Creemos que se va a crear crispación con las familias y los profesores a la hora de determinar la lengua en la que se tiene que expresar el docente. No es una situación grata para dirigir un centro", lamenta Xosé Antonio Pardo, presidente de la Federación Galega de Asociacións de Directivos de Colexios de Ensino Público.

Las posiciones de los colectivos relacionados con la educación, mayoritariamente contrarias al decreto, son muy parecidas a las mostraron cuando el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, presentó las bases el penúltimo día del año pasado. Jorge Villarino, presidente de la Asociación de Padres y Madres de Centros Privados y Concertados de Galicia, dice que le parece "positivo un factor de elección dentro de ese respeto al 50% y la introducción paulatina al aprendizaje de lengua extranjera". "Pienso que no serán muy numerosos los centros que opten por cambiar los idiomas prefijados por la Xunta", añade. Por el contrario, otros como Virgilio Gantes, presidente de la Confederación Gallega de Asociaciones de Padres de Alumnos de Centros Públicos, creen que "los alumnos no van a dominar competencias en las dos lenguas". "La Xunta es la que tiene que marcar las pautas y no dejarlo al libre albedrío de las familias", asegura tras conocer un texto que "difiere muy poco de lo que ya se sabía gracias a las bases".

Es una opinión que no comparte la asociación Galicia Bilingüe, que ha pasado de una contundente crítica a las bases a saludar con agrado el nuevo texto. "Hay novedades buenísimas. No cumple exactamente con nuestro mensaje, que consiste en que se pueda elegir el idioma de todas las asignaturas, pero hay libertad para usar la lengua que el alumno quiera [igual que establecían las bases] y se puede elegir el idioma de muchas asignaturas", explicaba ayer Gloria Lago, presidenta de la asociación. Asegura "no aplaudir" el nuevo borrador pero reconoce que se ha tomado "una decisión inteligente, más cerca de la libertad".

Lago también se congratula por las declaraciones que publicó ayer Faro de Vigo del secretario general de Política Lingüística, Anxo Lorenzo. Éste explicó que, aunque la Xunta sólo financiará los libros en el idioma de la materia en la que se imparta, las familias podrán comprar los textos en la lengua que elijan. Es algo muy distinto de lo que dice el artículo 13 del texto que Educación ha presentado: "Los materiales y libros de texto de las materias impartidas en gallego y en castellano estarán redactados en la lengua en la que se imparta la materia".

Después de tres meses, las posiciones siguen más o menos como estaban, igual que el decreto, que continúa llamándose "del plurilingüismo", pero cuyo principal cambio es relegar a la lengua extranjera a que los centros educativos puedan llegar a establecer en ella hasta un máximo de un tercio "de manera gradual y voluntaria".

El conselleiro de Educación, Jesús Vázquez, se mostró ayer "abierto" ante la posibilidad de modificar aún el anteproyecto, aunque consideró "muy difícil" pactar cambios con quien "no muestra voluntad de diálogo". En esta línea, apuntó que "en su momento" la consellería "no recibió ninguna sugerencia" por parte de los partidos de la oposición. "El BNG lo único que nos hizo saber es que no está de acuerdo y que sólo compartiría una continuación, y el PSdeG no presentó ninguna sugerencia salvo el no".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de marzo de 2010