ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 23 de febrero de 2010

El incendio de Horta desata una guerra entre bomberos

El cuerpo catalán critica a la brigada de Medio Ambiente por huir sin avisar

Los compañeros de los cinco bomberos de la Generalitat que el año pasado murieron en el incendio de Horta de Sant Joan (Tarragona) arremetieron ayer contra todos en el Parlamento catalán. A los diputados, les acusaron de utilizar la tragedia con fines electorales. A los medios de comunicación, de falta de sensibilidad por difundir imágenes y sonidos de los momentos más dramáticos. Y a las brigadas del Ministerio de Medio Ambiente (BRIF) por escapar del fuego sin avisar, una decisión que comprometió todo el operativo.

"Ellos salvaron su vida porque otros arriesgaron la suya", aseguró un sargento de los GRAF, la unidad de élite de los bomberos de la Generalitat a la que pertenecían los fallecidos. El sargento Juan Herrera atacó con fiereza la actuación de los miembros de las BRIF el pasado 21 de julio. Los bomberos, llegados desde la localidad aragonesa de Daroca para ayudar en la extinción del fuego (que arrasó 1.200 hectáreas), sintieron que la situación se complicaba y decidieron solicitar, por su cuenta, la evacuación. Los medios aéreos, que habían dejado de volar por las fuertes rachas de viento, acudieron en su rescate.

"Salvaron la vida porque otros arriesgaron la suya", afirma un sargento

En la línea de lo que concluye el informe del Departamento de Interior, Herrera aseguró que la marcha de las BRIF fue "vital" en el desenlace de la tragedia, porque "distorsionó todo el operativo". "¿Por qué nos dejaron allí arriba y huyeron sin decirnos nada? Y si observaron peligro, ¿por qué no nos lo comunicaron?", espetó el sargento, que fue más allá en su crítica: las brigadas, afirmó en sede parlamentaria, llegaron "muy tarde" a la zona de trabajo "por culpa de un segundo almuerzo", lo hicieron "en un estado físico deplorable" y apenas trabajaron una hora. Por si fuera poco, "repostaron sus motosierras con parte de nuestro combustible".

Un portavoz aseguró ayer que el Ministerio de Medio Ambiente "respeta" la comisión parlamentaria sobre Horta y la investigación judicial abierta, y que los responsables de los BRIF darán las explicaciones oportunas. No obstante, puntualizó que actúan "a petición de la comunidad autónoma, que es la que dirige y coordina el operativo" y que sus bomberos sólo "se integran" en él.

Los diputados también llevaron su parte y sufrieron el enfado de los bomberos. El jefe de los GRAF en Horta, Ricard Expósito, escenificó su irónico discurso encendiendo una cerilla. Expósito dijo que su intervención sirve para extinguir "el incendio elecciones 2010", un fuego "mediático y político" con el que bomberos como él no están acostumbrados a lidiar. "Se han saltado todas las fronteras del respeto y la dignidad" por motivos partidistas, señaló, en alusión a las elecciones al Parlamento catalán previstas para el próximo otoño.

La sesión de ayer en el Parlament fue la más movida hasta la fecha. Los miembros de los GRAF, algunos de ellos amigos de los fallecidos, comparecieron con la sensibilidad a flor de piel. El jefe de la unidad, Marc Castellnou, defendió la actuación de sus hombres, aseguró que no hubo relajación en el dispositivo y pidió respeto para el Cuerpo de Bomberos. Castellnou lanzó una pregunta en voz alta: ¿hasta qué punto deben asumir riesgos los bomberos para extinguir los incendios forestales? "El bosque siempre vuelve a crecer, pero a mis cinco compañeros no me los devolverá nadie", sentenció.

Marc Castellnou, jefe de la unidad de élite de los bomberos catalanes. / EFE

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana