Selecciona Edición
Iniciar sesión
Reportaje:

Los riesgos del flirteo 2.0

Los jóvenes envían fotos comprometidas por Internet o el móvil sin ser conscientes de que pueden volverse en su contra

El hombre detenido hace una semana en Cádiz por violar a una menor contactó con ella a través de la red social de Internet Tuenti y luego la amenazó con enseñar las imágenes comprometidas que ella le había enviado para conseguir la cita en la que presuntamente cometió el abuso. Los adolescentes utilizan de forma creciente imágenes en las que aparecen medio desnudos o en actitudes sensuales para ligar a través de las nuevas tecnologías. Y muchas veces esas imágenes salen del contexto en que se hicieron o enviaron y se vuelven en su contra con consecuencias perjudiciales o incluso trágicas.

Tan dramáticas como lo fueron para Tiri, el niño de 11 años que se suicidó en Puerto Real (Cádiz) después de que su acosador distribuyera entre todos sus amigos las fotografías en que aparecía semidesnudo. O el caso de Jesse Logan, la estadounidense de 18 años que se ahorcó en su habitación algunos meses después de haberle enviado una fotografía comprometida al que entonces era su novio. Cuando se acabó la relación, él pasó la imagen a sus compañeros del colegio.

La última variante del problema es el envío de imágenes por teléfono móvil

El origen de todas estas situaciones es el envío de fotografías muy personales a gente que a veces ni conocen o que pueden estar simulando ser otra persona. Los más expuestos son los jóvenes entre 13 y 17 años, según Jorge Flores, director de Pantallas Amigas, una web de promoción de la seguridad de los jóvenes en las nuevas tecnologías. "Lo hacen para ligar, coquetear, o simplemente relacionarse y divertirse. Otras veces lo hacen por la presión del grupo, el sentimiento de pertenencia o el deseo de transgredir. Pero, en general, no ven las consecuencias. No creen que las imágenes vayan a salir. Pero salen, algunas veces, incluso, como una broma", afirma Flores.

El psicólogo Javier Urra, primer Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, corrobora la motivación de los adolescentes. "Es una manera de sentirse aceptados en el mundo virtual, consideran que es su forma de hablar y que los adultos se asustan porque no las entienden. Es su espacio de autonomía, su mundo íntimo". El 85% de los menores entre 10 y 15 años conectados a Internet, según un reciente estudio del Observatorio de la Seguridad de la Información, responde que no sabría qué hacer ante un caso de acoso en la Red, indica Urra.

La última práctica de riesgo a la que se ha dado nombre es el sexting, o envío de este tipo de fotografías a través del teléfono móvil. Jorge Flores cree que, en este caso, "el problema es mayor porque hay menos percepción de riesgo y los adolescentes tienen muy poca cultura de la privacidad". El psicólogo cree que, para los nativos tecnológicos, manejar conceptos como la privacidad de lo personal es muy complicado: "Creo que habrá un efecto rebote y se estabilizará, pero se necesita tiempo".

La historia puede acabar mal pero, aun sin ser así, es necesario fomentar la prevención. El envío o tenencia de fotografías comprometidas de menores "constituyen un delito de pornografía infantil, aunque sea entre los propios menores", asegura el director de Pantallas Amigas, quien añade que se pueden generar importantes sanciones, que pueden ser económicas o incluso llevar al internamiento en un centro de menores.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de febrero de 2010