Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La presión de los liberales empuja a Merkel a rebajar el plan de ayuda

Siete de cada diez alemanes se declaran contrarios a poner dinero en el rescate

La canciller Angela Merkel pisó el freno de las ayudas europeas a Grecia, que, según temen una gran mayoría de alemanes, tendrían que salir en buena parte del erario público alemán y francés. Los socios liberales (FDP) del Gobierno que preside la democristiana Merkel airearon durante esta semana su oposición a conceder ayudas concretas. Incluso llegaron a poner sobre la mesa la posibilidad de expulsar a Grecia de la eurozona. El viernes, la prensa conservadora y el FDP celebraron que Merkel "resista las presiones" europeas para dar más dinero.

Pero no son sólo esos sectores los que tratan de rebajar el compromiso económico con Grecia. Un día antes, el canal de noticias N24 había informado de que sólo uno de cada cuatro ciudadanos es favorable a ayudar con dinero alemán. Según la misma encuesta, el 71% de los consultados se declaraba en contra de esta medida.

Los socios de la canciller llegaron a plantear la salida de Grecia del euro

El ministro de Exteriores y líder liberal, Guido Westerwelle, salió ayer al paso de las voces de su partido favorables a sacar a Grecia de la Unión Monetaria. "Grecia sabe que existe una solidaridad europea, pero tiene que saber que no tiene un cheque en blanco del contribuyente alemán", aseguraba. Pese a dar ésta de cal al contribuyente, Westerwelle dejaba la puerta abierta a futuras ayudas económicas. "No especularé sobre algo que podría haber que discutir de nuevo en el futuro", aseguró.

El ministro de Hacienda, Wolfgang Schäuble se reunió esta semana con representantes del grupo parlamentario democristiano (CDU/CSU) para debatir las posibilidades de acción ante el desastre griego. Schäuble dejó abierta la posibilidad de ayudas contantes y sonantes al afirmar que "la legislación europea es más flexible" de lo que el Gobierno creía en un principio respecto a las ayudas entre países.

El titular Indignación por las ayudas a Grecia abrió ayer durante horas la página web del diario conservador Die Welt. El artículo resumía las posiciones contrarias tanto dentro del Gobierno como "entre los expertos". Adelantaba una entrevista con el liberal Otto Fricke, que aseguraba: "Si algo hay que hacer, es mantener el daño lejos del contribuyente alemán". El vicepresidente del grupo democristiano (CDU), Michael Fuchs, se preguntaba "dónde vamos a terminar, si empezamos ahora" ayudando a Grecia. El también conservador Frankfurter Allgemeine Zeitung aplaudía el viernes con su primer editorial de portada lo que llama "el triunfo de la razón en esta primera etapa". Este diario considera que Merkel logró impedir "que la indujeran a contravenir" la normativa europea que prohíbe a un Estado asumir la deuda de otro.

La discusión sobre Grecia en Alemania es una de las pocas que la canciller ha logrado apaciguar en las últimas semanas. Mientras, el FDP se hunde en las encuestas y su líder, Guido Westerwelle, se enmaraña en una impopular discusión sobre los subsidios de desempleo. El Süddeutsche Zeitung titulaba ayer con la última querella entre Westerwelle y la canciller. Merkel se había distanciado "por primera vez" de su flamante vicecanciller.

Tras una sentencia del Tribunal Constitucional que ordena reformar los subsidios sociales para parados crónicos, Westerwelle comparó estas ayudas con "la decadencia del Imperio Romano". Durante sus muchos años al frente de la oposición, el liberal recurrió a menudo a expresiones similares, que sin embargo levantan más ampollas cuando vienen del jefe de la diplomacia. Las encuestas dan al FDP un 8% de intención de voto. En las generales de septiembre obtuvo el 15%.

Cronología de 10 días convulsos

- Jueves 5 de febrero. Las crecientes dudas sobre las posibilidades de algunos países de la eurozona a hacer frente a sus pagos hace que las Bolsas se desplomen. El Ibex 35 cae un 6%. El Tesoro español se ve obligado a subir la rentabilidad en una subasta de deuda.

- Lunes 8. La ministra de Economía, Elena Salgado, y su número dos viajan a Londres para convencer a los inversores de la fortaleza de España. Los inversores lanzan un ataque récord contra la moneda única al intuir la debilidad de la zona euro.

- Martes 9. Trascienden las primeras noticias de que la UE prepara el rescate de Grecia. Fitch mantiene la máxima nota crediticia a la deuda española. Los mercados reaccionan al alza a estas noticias positivas.

- Miércoles 10. Alemania y Francia toman el mando del rescate a Atenas. El primer ministro griego se compromete en París a tomar "todas las medidas necesarias" para reducir el déficit público. Moody's niega que el caso español sea similar al griego.

- Jueves 11. El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rampuy, anuncia el acuerdo. "No dejaremos sola a Grecia", asegura la canciller Angela Merkel. La falta de detalles del rescate defrauda a los mercados. Caen las Bolsas de toda Europa.

- Viernes 12. Los datos de crecimiento griegos y de toda Europa son peores de lo esperado. La UE y el BCE exigen ajustes más duros a Atenas. Papandreu critica a la UE por su "falta de audacia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de febrero de 2010

Más información