Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asociaciones de víctimas piden que los delitos de terrorismo no prescriban

Redondo Terreros elogia la estrategia del 'lehendakari' y el PP frente a ETA

Una de las solicitudes más repetida en el VI Congreso Internacional de Víctimas del Terrorismo, que se celebra en Salamanca y concluye hoy, es que los delitos de terrorismo sean considerados crímenes de lesa humanidad y, por tanto, no prescriban, no puedan quedar amnistiados y que sean perseguibles en cualquier lugar del mundo, como ocurre con el genocidio, las torturas y los crímenes de guerra. Los congresistas, entre los que hay 400 víctimas y familiares de víctimas, también piden que los delitos de terrorismo se incluyan en el catálogo de infracciones que juzga la Corte Penal Internacional.

Durante su intervención en el congreso, el ex secretario general del PSE Nicolás Redondo Terreros alabó el trabajo del Gobierno de Patxi López que, con el apoyo del PP, ha puesto en marcha una estrategia de tolerancia cero con la violencia terrorista y ha comenzado a deslegitimar a la banda en todos los ámbitos del País Vasco. Gracias a eso, agregó Redondo, ETA aún puede matar pero se ha convertido en una organización crepuscular.

La ex líder del PP vasco María San Gil alertó del riesgo de equiparar a verdugos y víctimas y criticó a su propio partido por apoyar un informe de Aralar en las Juntas Generales de Guipúzcoa que, según ella, equipara al ex edil popular Gregorio Ordóñez, asesinado por ETA, y al dirigente etarra Argala, fallecido en 1978.

En la jornada de ayer también participaron víctimas de los atentados de las torres gemelas en Nueva York, del IRA, y ex secuestrados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Todos, junto con los colectivos españoles, fueron homenajeados en un acto en la Plaza Mayor de Salamanca al que acudió el ex presidente del Gobierno José María Aznar (PP).

"Aznar, vuelve, vuelve"

Una veintena de personas, entre las miles que asistieron ayer a la Plaza Mayor de Salamanca para homenajear a las víctimas del terrorismo, saludaron al ex presidente José María Aznar y pidieron su regreso con gritos de "Aznar, vuelve, vuelve". La mayoría de ellas eran ancianos.

El ex presidente del Gobierno, que acudió como invitado, escuchó estas voces cuando abandonaba el lugar del acto, que se enmarca en el VI Congreso Internacional de Víctimas del Terrorismo.

Aznar asistió al homenaje en compañía de miembros del PP que ocuparon cargos de responsabilidad durante sus mandatos. Entre ellos se encontraban el ex ministro del Interior y líder de los populares en el Parlamento europeo, Jaime Mayor Oreja, y la ex presidenta del PP vasco María San Gil.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de febrero de 2010

Más información