Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La prensa, frente a Internet

Baker apela a los derechos de autor en la apertura del 'master' UAM-EL PAÍS

La prensa escrita es el gran suministrador de las noticias que se emiten por televisión o se difunden por Internet. De hecho, el 96% de toda la información que viaja por la Red tiene su origen en el papel. Pero los periódicos no reciben prácticamente ningún rédito de su paso por el ciberespacio. La parte jugosa del negocio va a parar a las arcas de agregadores como Google o Yahoo! "Cogen la información de la prensa escrita, le dan forma y la colocan en su página web. Pero no la pagan".

El periodista estadounidense William Baker, presidente emérito de la televisión pública de Nueva York, esbozó así durante la inauguración de la XXIV edición del master de Periodismo UAM-EL PAÍS el estado del viejo medio de comunicación -canibalizado por la Red- y abogó por cambiar las leyes de copyright. "La ley de derechos de autor tendría que ser más estricta. Los medios tienen miedo de cobrar por sus servicios en Internet. No pueden ponerse de acuerdo sobre las tarifas porque es ilegal conforme a las leyes antimonopolio, pero alguna manera tiene que haber, porque para tener un periodismo floreciente es necesario un periodismo comercial sólido", dijo.

Baker recordó que los mayores consumidores de medios convencionales (prensa y televisión) son el grupo demográfico comprendido entre los 45 y los 54 años. En el lado opuesto están los jóvenes, que "ya no leen el periódico como antes. Lo leen en Internet. Lo leen pero no lo pagan".

Pese a que en Estados Unidos han desaparecido 160 cabeceras en el último año, Baker es optimista. "Los cierres son un valle circunstancial. El sector se estabilizará porque siempre habrá gente que quiera leer un periódico". Por eso, abogó por un periodismo de calidad: ese que investiga y busca la verdad. Una tarea que considera cada vez más difícil ante la proliferación de relaciones públicas (cuatro por cada profesional de la información) que fabrican el 86% de las noticias.

Firme defensor de la televisión pública, Baker explicó que su trabajo es decirle la verdad a los que mandan. "Levantamos la voz contra el Gobierno y hacemos las preguntas más embarazosas, aunque esté en juego nuestra financiación". Pese a que la televisión pública de EE UU desempeña un rol mucho más residual que en Europa, el consejero delegado de PRISA, Juan Luis Cebrián, destacó su independencia y autonomía respecto a los poderes.

Durante el acto, el presidente de PRISA, Ignacio Polanco, redobló su compromiso con un proyecto "estratégico" -por cuyas aulas han pasado un millar de licenciados- que nació de la necesidad de formar profesionales conforme a "principios deontológicos". El rector de la UAM, José María Sanz, apuntó que el master es "un espacio de intercambio e interacción" entre la sociedad y la profesión periodística. El director de la Escuela de Periodismo UAM-El PAÍS, Joaquín Estefanía, lamentó que en estos tiempos de crisis se hable más del modelo de negocio de los diarios y de los soportes que del corazón del oficio: la credibilidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de febrero de 2010